Los legisladores necesitan hacer más para proteger el medio ambiente

Los esfuerzos de Los Ángeles en las últimas décadas para mejorar la calidad de nuestro aire están demostrando beneficios de salud mensurables para nuestros niños

Tengo 11 nietos y bisnietos, y muchos de ellos tienen asma. Como madre, abuela y bisabuela, tengo la responsabilidad de hablar acerca de los efectos de la mala calidad del aire, los contaminantes y otros peligros medioambientales que impactan a nuestros niños. La contaminación provoca sus ataques de asma y el smog hace que resuellen y tengan dificultades para respirar, que tengan que visitar al doctor y que pierdan días de escuela.

Recientemente, la asambleísta Cristina García escribió una editorial sobre las acciones que podemos tomar directamente en nuestra comunidad para combatir la mala calidad del aire y las soluciones que podemos crear para abordar el tema del cambio de clima a través del acta AB32 (la Ley de Soluciones del Calentamiento Global).

Me dio mucho gusto leer este editorial ya que demuestra que tenemos líderes en nuestra región que están trabajando para proteger la calidad de nuestro aire y nuestra salud. También es alentador ver las editoriales recientes de La Opinión sobre la necesidad de que nuestros líderes aborden el tema del cambio de clima.

Este es el primer año en que los fondos de la AB32 serán asignados a las comunidades marginadas, las cuales frecuentemente son las más impactadas por la contaminación del aire. Esta inversión es de cientos de millones de dólares para proyectos importantes como transporte público y vivienda a precio accesible. Imagínese cómo podrían ser usados estos fondos para limpiar nuestro aire en Los Ángeles.

Esta podría parecer una meta enorme, pero considere esto: los esfuerzos de Los Ángeles en las últimas décadas para mejorar la calidad de nuestro aire están demostrando beneficios de salud mensurables para nuestros niños.

La University of Southern California reveló recientemente resultados de un estudio que demuestran que en los últimos 10 años los niños en Los Ángeles han registrado un aumento del crecimiento pulmonar en 10%. Esto es muy importante: tenemos un aire más limpio que el que teníamos hace una década, y los beneficios se están viendo.

Si nuestros legisladores continúan trabajando para que nuestro aire tenga una mejor calidad, las generaciones futuras de angelinos cosecharán los beneficios de una mejor salud. Esto es especialmente importante para Latinos, porque somos 30% más propensos a tener asma que otras comunidades en Los Ángeles.

Quiero agradecer a la asambleísta García por promover esta importante conversación y por trabajar para aliviar los efectos dañinos de la contaminación y el cambio de clima en nuestras comunidades y familias. Ahora es el momento de actuar. Nuestros hijos y nietos merecen crecer y hacer realidad sus sueños en un medio ambiente saludable.