Voces de California: campesinos deben ir en contra de trabajadores huéspedes

Quienes luchamos por mejorar las condiciones de trabajo y vida de los jornaleros agrícolas, debemos luchar por la legalización de todo trabajador

En años recientes ha crecido la llegada de los llamados “trabajadores huéspedes” que poco a poco empiezan a reemplazar a quienes por muchos años han laborado en los valles agrícolas de California como indocumentados e, incluso, a los que ya tienen sus papeles legales.

Se trata de migrantes mexicanos que entran al país bajo la visa temporal H-2A que les permite trabajar en la agricultura por temporadas hasta de seis meses, muy parecido al programa Bracero (1942-1964) de décadas pasadas.

La administración del expresidente George W. Bush modificó este programa federal del H-2A para permitir a trabajadores extranjeros entrar al país legalmente por un determinado tiempo para labores agrícolas haciendo más flexible el proceso burocrático en beneficio de la poderosa agroindustria del país. En ese tiempo se consideraban 40,000 los migrantes que ingresaban al país con la visa H-2A.

En México, con dicho programa de visas temporales se ha creado un ‘coyotaje’ donde gentes sin escrúpulos con apoyo de empresas agrícolas estadounidenses se dedican a reclutar jóvenes de comunidades indígenas expulsadoras de migrantes.

 Trabajadores temporales de Colima México con visa H2A en un campamento cerca a Sacramento California.
Trabajadores temporales de Colima México con visa H2A en un campamento cerca a Sacramento California.

En 2008, Arturo Rodríguez, presidente del sindicato agrícola UFW (United Farm Workers), firmó un pacto de colaboración con el entonces gobierno de Michoacán que se comprometió a reclutar y escoger aspirantes a braceros en municipios marginados del estado para que ingresaran legalmente a Estados Unidos de Norteamérica como trabajadores temporales bajo la visa H-2A.

Una contradicción de la UFW es que en sus inicios, bajo el liderazgo de César Chávez, fue opositor y crítico al programa Bracero.

“El pacto sigue vigente con los gobiernos recientes de Michoacán y como prueba de ello fue el éxito de la primera Feria de Empleo para Trabajadores Temporales con Visa H-2A donde acudieron miles de personas en la ciudad de Morelia para promover 1,399 empleos y promover la movilidad laboral a Estados Unidos de manera ordenada y segura”, me comentó Luis Carlos Chávez, titular de la Secretaría del Migrante Michoacano luego de asistir a una reciente reunión de migrantes en Santa Rosa, California hace unas semanas.

“A nosotros se nos debe dar una oportunidad porque hemos trabajado por años aportando nuestra experiencia, pagando impuestos al país y no poniéndonos unos contra otros” me comentaba el joven Benito Zamudio, un campesino por 10 años, al referirse a los nuevos migrantes que llegan con visas temporales y los empiezan a reemplazar.

Los trabajadores temporales de la industria agrícola de California son más expuestos a abusos laborales.
Los trabajadores temporales de la industria agrícola de California son más expuestos a abusos laborales.

Creo que como prioridad, quienes luchamos por mejorar las condiciones de trabajo y vida de los jornaleros agrícolas, debemos luchar por la legalización de todo trabajador. Los programas de trabajadores temporales no son más que programas de trabajadores desechables que violan derechos laborales y humanos y que hacen que los campesinos de California o del país se vuelvan más vulnerables a la deportación o marginación como trabajadores indocumentados.

A la vez debemos exigir a los gobernantes de nuestros países latinoamericanos un cambio en su política migratoria para evitar las migraciones forzadas o por necesidad.