Camino al éxito

Oportunidades para estudiantes de alto rendimiento
Camino al éxito
College Match ayuda a jóvenes de altas calificaciones y bajos recursos a asistir a universidades prestigiosas o ‘Ivy League’.
Foto: f11photo / Shutterstock

¿Sabías que sólo el 3% de los estudiantes de las universidades más prestigiosas de los EEUU provienen de familias de bajos recursos? El 75% de los estudiantes de instituciones top, también conocidas como Ivy League, provienen de familias de altos recursos económicos.
La falta de acceso a una preparación académica personalizada, o a información clara y precisa sobre los requisitos y pasos para entrar a la universidad, entre otros factores, son responsables por la grieta entre estudiantes de altos y bajos recursos.
La organización College Match (www.collegematchla.org) considera que los estudiantes de familias de bajos ingresos y zonas urbanas pueden ser tan o más exitosos académicamente, que los jóvenes de familias de mayores recursos. Desde 2003, la organización ayuda a adolescentes talentosos a ingresar a las universidades top de los EEUU.
“Los requisitos para participar del programa son ser un estudiante de alto rendimiento académico, provenir de una familia de bajos recursos, y estar dispuesto a ir a estudiar en una institución fuera de California”, explicó Erica Rosales, Directora del Programa. Rosales es una graduada de la preparatoria Garfield High School, que cursó sus estudios universitarios en el prestigioso Wellesley College.
College Match selecciona estudiantes de entre 18 escuelas de Los Ángeles, que se encuentran en el segundo semestre de 11 grado y que tengan excelentes calificaciones. Los jóvenes reciben ayuda para preparar el examen SAT, escribir los ensayos de admisión, y guía para completar los formularios de ayuda financiera.

Choque cultural

Entre los desafíos que enfrentan los jóvenes se encuentra el choque cultural, al comenzar la universidad. Rosales notó que el primer año puede ser muy intimidante para los nuevos estudiantes, que se encuentran en un ambiente que no les es familiar, lejos de los suyos y con la presión de los estudios.
Rosales destacó el gran sentido de responsabilidad que tienen muchos jóvenes latinos. “Se sienten responsables por sus familias. En muchos casos, son los únicos que saben hablar inglés, y se sienten como los ‘traductores’ de sus padres. Entre otros casos, tienen que mantener económicamente a su familia. “Hablamos con ellos para explicarles los beneficios a largo plazo de ir a la universidad”.
La experta dijo que muchos jóvenes no están acostumbrados a pedir ayuda, y no saben adónde acudir cuando se sienten agobiados o deprimidos. “Por eso tratamos de mantener contacto con ellos después de que ingresan a la universidad”, mencionó, y dio el ejemplo de estudiantes que llaman a sus casas para decirle a su familia que extrañan y se quieren volver. “Yo les explico a los padres que por más que extrañen a sus hijos, los deben alentar para que sigan sus estudios y no se regresen. Tienen que recordarles, ‘Tú puedes hacerlo’”, señaló.