Regálate un minuto todos los días

Creo profundamente que para hacer feliz a los demás, tenemos que ser felices nosotros mismos y eso comienza por querernos, valorarnos y por regalarnos aunque sea un minuto de los 1.440 minutos que tiene el día
Regálate un minuto todos los días
Se trata de conectarnos con nosotros mismos.

No sé ustedes, pero a veces pareciera que fuésemos robots preprogramados para levantarnos, ir a trabajar, comer y volver a dormir.

Entiendo perfectamente que todos, y cada uno de nosotros, tenemos muchas responsabilidades y cuentas que se siguen acumulando si no mantenemos ese horario, sin embargo a la mayoría de nosotros se nos olvida lo más importante: nosotros.

Hace unos meses mi vida era justo así. No tenía tiempo suficiente para mi familia, para mis amigos o para regalarme unos cuantos minutos al día a mi misma, y hacer algo tan simple como cerrar los ojos y pensar en lo bonito que es estar vivo.  No había terminado el día y ya estaba pensando en que cosas tenía que hacer para el próximo, y así mi vida se me estaba yendo de las manos sin darme cuenta.

Bien dicen que todo pasa por algo y por razones ajenas a mi misma, tuve que darle un pequeño descanso a ese horario. En un principio pensé que no podría soportar tener tanto tiempo libre en mis manos, sin embargo, me di cuenta que aunque si era importante dedicarle toda mi atención a todo lo que estaba a mi alrededor, siempre se me olvidaba alguien; siempre ignoraba a alguien en particular: a mi.

Amigos, creo profundamente que para hacer feliz a los demás, tenemos que ser felices nosotros mismos y eso comienza por querernos, valorarnos y por regalarnos aunque sea un minuto de los 1.440 minutos que tiene el día. Sé que tenemos muchas tareas pendientes, pero debemos hacer algo tan simple como sentarnos frente a nuestra casa; o en la misma cama por la mañana o antes de acostarnos, y repasar una pequeña lista de las cosas por las cuales estamos agradecidos. Asimismo, puede ser tan simple como cerrar los ojos, tratar de poner la mente en blanco y enfocarnos en nuestra respiración, podría hacer la diferencia. Se trata de conectarnos con nosotros mismos.

La gente que me conoce, sabe muy bien que no soy muy buena para contar chistes y mucho menos para ser rápida en entenderlos. Pues el otro día me contaron uno que vino a tener sentido en este momento. Aquí les va:

Iban dos peces en el agua muy tranquilos conversando, cuando de repente pasa un tercero y les dice “ay chicos, que fría está el agua hoy”, ellos se miraron entre sí y dijeron “¿y, qué es agua?” No sé a ustedes, pero a mi todavía no me da risa ese chiste, por el contrario, me dejó pensando en como nosotros tenemos tanto a nuestro alrededor y a veces ni nos damos cuenta.

¿Y tú? ¿Te regalas por lo menos un solo minuto al día?

Espero sus comentarios,

Carolina Sarassa

@CarolinaSarassa

www.CarolinaSarassa.com