Tin Tan, el comediante mexicano que popularizó el espanglish

En pantalla aparece un actor con un saco casi dos veces su talla que le llega a las rodillas. Luce un sombrero rematado con dos plumas, sus zapatos son bicolores.
Tin Tan, el comediante mexicano que popularizó el espanglish
Germán Valdes fue uno de los comediantes más polifacéticos de México.

Reclama enojado a su compañero, un hombre calvo y regordete.

“¿Y el jale que conseguiste de guachador? ¿Qué todavía te forguetean tus relativos?”.

Quien pregunta es Germán Valdés, Tin Tan, (1915-1973) uno de los comediantes más populares en la historia reciente de México.

Habla en español pero intercala palabras en inglés… O la conversión mexicana del idioma.

La traducción de esta pregunta-crítica sería: “¿Y el trabajo que conseguiste de velador? ¿Qué te siguen olvidando tus parientes?”.

Lea: Las dos vidas de Cantinflas

Escándalo

Ahora la mezcla de lenguaje puede parecer común.

Pero no en la época en que el comediante empezó a utilizarla en el cine y sus espectáculos, al final de la década de los 40 y principios de los 50.

Eran años de un movimiento cultural que pretendía reivindicar la cultura mexicana, con miembros como Frida Kahlo y Diego Rivera.

Germán Valdés, Tin Tan, con la cantante a quien llama Mi Costilla
Tin Tan hizo mancuerna con muchos conjuntos musicales para sus películas

La irrupción de un personaje con modismos estadunidenses desató un escándalo.

Pero así era Tin Tan, de quien este 19 de septiembre se festeja el primer centenario de su nacimiento.

Algunos como el escritor Rafael Aviña lo definen como un personaje que se adelantó a su época.

BBC Mundo le presenta cinco rasgos de Tin Tan que lo mantienen, en este siglo XXI, como personaje de culto en México.

El “Pachuco de Oro”

El pachuco es un personaje que incorpora parte de la cultura urbana de Estados Unidos con la tradición mexicana.

El rasgo más conocido es la ropa, pero también la adaptación de palabras en inglés al español.

También la forma de recortar el bigote como los actores estrella de Hollywood –especialmente Clarke Gable- y la lealtad a su barrio.

Esta fue la cara que presentó Tin Tan desde sus inicios en los teatros populares de Ciudad de México, conocidos como carpas, y que luego mantuvo en algunas de sus películas.

La representación más clara de esta mezcla de culturas fue su interpretación en El Rey del Barrio, donde el actor personifica a un gángster fracasado que en realidad es una especie de Robin Hood que no roba a nadie… Pero de todos modos ayuda a sus vecinos.

“Baloo”

En la película de El Libro de la Selva, el oso Baloo instruye a Mowgli con una canción sobre la vida.

El comediante es todavía uno de los más populares del país.

En la versión del filme de Disney en español el actor prestó su voz al personaje: “Busca lo más vital nomás, lo que es necesidad nomás, y olvídate de la preocupación…”, cantaba.

Se trata de uno de los varios rasgos de Germán Valdés. Tin Tan fue comediante pero también bailarín, cantante y un exitoso actor de doblaje.

Recientemente una de sus hijas, Rosalía Valdés, presentó una colección de canciones que interpretó su padre.

Una leyenda dice que incluso los Beatles le invitaron a aparecer en la portada de su disco Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

Pero el comediante, completa la historia, declinó la invitación.

Antihéroe

Sólo en 1949 se estrenaron 108 películas de producción mexicana, parte de la llamada época de oro del cine nacional.

Muchos filmes se concentraron en historias campiranas donde los héroes eran charros y cantantes; en jóvenes que abandonaban a su familia o mujeres víctimas de la prostitución.

En ese entorno irrumpió el personaje del pachuco desenfadado que interpretaba Tin Tan.

El escritor Rafael Aviña describe sus películas como “antisolemnes” y que evitaban el melodrama, rasgos comunes de las filmaciones de esos tiempos.

Parte de la controversia era el rol de las actrices en las películas.

En muchas cintas de la época el papel de las mujeres era de abnegación al sufrimiento y maltrato.

Pero en los filmes de Germán Valdés su presencia era más libre y divertida, incluso con un vestuario más corto del que se utilizaba en otras producciones.

Crítico social

Algunas de las películas de más éxito de Tin Tan se realizaron en un momento en que sólo un partido dominaba el escenario político del país.

Era el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó al país durante 73 años consecutivos.

No eran comunes las menciones a los problemas cotidianos, como los abusos de caseros, la corrupción policíaca o el fraude en las elecciones.

Los actores abordaron sutilmente el tema en sus producciones, pero Germán Valdés fue más explícito… a la manera de esos tiempos:

En escenas de películas como El Rey del Barrio existen alusiones a la pujante clase política y empresarial que se enriquecía de forma inexplicable.

“¡Mire nomás cuanto ratero millonario anda por allí!”, le dice su carnal Marcelo a Tin Tan mientras mira directamente a la cámara.

La escena corresponde a El Rey del Barrio.

“No le hagan caso, está borracho”, pretende corregir Germán Valdés a la misma cámara.

Pero luego Marcelo, quien en el filme interpreta a un policía, corresponde a la cortesía: “Le doy permiso para robar…”, dice.

¿Quién es el mejor?

Casi siempre coinciden los momentos de filmaciones entre Germán Valdés y Mario Moreno Reyes.

Los críticos de la época –y de ahora también- siempre han tratado de establecer una especie de competencia.

La realidad, ha dicho el escritor Aviña, es que cada quien formule su propia decisión.

Pero en el centenario del nacimiento del comediante más polifacético del país, se antoja difícil cumplir tal recomendación.