Indignados protestan frente a la Casa Presidencial

Movimiento opositor cambia de estrategia pero pesiste presión contra la corrupción
Indignados protestan frente a la Casa Presidencial
Decenas de integrantes de la oposición hondureña, que exige el cese de la corrupción y la impunidad en el país, protestan en las cercanías de la Casa Presidencial en Tegucigalpa

Tegucigalpa

Decenas de integrantes de la Oposición Indignada que exige el cese de la corrupción y la impunidad en Honduras protestaron ayer  pacíficamente con un plantón en las cercanías de la Casa Presidencial en Tegucigalpa, mientras el Gobierno ha reiterado que el diálogo nacional que promueve continúa.

“A partir de hoy estamos haciendo un replanteamiento cambiando las marchas de la antorchas de los viernes por plantones frente a la Casa Presidencial para seguir exigiendo la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras” (CICIH), dijo a Efe uno de los dirigentes de los “indignados”, Ariel Varela.

Agregó que las marchas de las antorchas, que la Oposición Indignada promueve desde mayo, se estaban distorsionando por la “infiltración de sectores ambiciosos de poder”, que no identificó.

Indicó además que entre los “infiltrados” en las marchas han figurado “personas violentas y otras consumiendo alcohol y drogas, lo que rechaza la Oposición Indignada como movimiento popular”.

“Vamos a analizar el desarrollo de los plantones y dependiendo del comportamiento veremos si hace falta retornar a las marchas de la antorchas en esta cruzada para exigir la CICIH”, enfatizó.

Los manifestantes portaban pancartas con mensajes contra la corrupción e impunidad en Honduras, lo mismo que exigiendo justicia y la instalación de la CICIH y críticas al Gobierno.

El plantón fue amenizado por una banda musical de jóvenes y la pintada de mensajes con tizas de colores en el pavimento, mientras que a lo ancho de la calle que lleva a la Casa Presidencial extendieron sobre el asfalto una gran bandera de Honduras de dos franjas azules y una blanca en el centro con cinco estrellas.

Varela indicó que la visita que hicieron recientemente dirigentes de los indignados a Guatemala, para conocer sobre la Comisión Internacional Contra la Impunidad en ese país, donde el presidente Otto Pérez Molina se vio obligado a renunciar y fue enviado a prisión, ha sido valiosa por las experiencias que conocieron.

“Los amigos de Guatemala están entre los diferentes aliados que tendremos en esta lucha nuestra en Honduras”, acotó.

Otra dirigente de los indignados, Gabriela Blen, dijo a Efe que la experiencia de Guatemala ha sido “enriquecedora” y que varios sectores, entre ellos las universidades, han jugado un papel importante en la lucha contra la corrupción en ese país.

Sobre la poca asistencia en el plantón de hoy en las cercanías de la Casa Presidencial, señaló que “no preocupa”, porque “es un cambio de estrategia” y “lo importante es que el pueblo está tomando conciencia de la importancia para el país combatir la corrupción”.

El viernes, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, dijo que el diálogo nacional “sin condiciones” que promueve para tratar temas como el combate a la corrupción y la impunidad, con el acompañamiento de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU), continúa abierto.

“El diálogo nacional sigue abierto”, enfatizó Hernández a periodistas y señaló que ese diálogo “nos va a permitir a los hondureños acordar las mejores formas para terminar de una vez por todas con estos flagelos de la impunidad y la corrupción”.

Algunos sectores consideran que el diálogo podría haber fracasado tras la segunda ronda bajo la coordinación del facilitador designado por la OEA, el chileno John Biehl del Río, quien la semana pasada, antes de regresar a Washington, criticó a algunos sectores, entre ellos al expresidente Manuel Zelaya, derrocado en 2009.

Biehl del Río considera que es difícil, por tanta crispación que hay entre los hondureños, que se pueda llegar pronto a un acuerdo para combatir la corrupción y la impunidad.

El diplomático chileno no dijo si regresará a Tegucigalpa a seguir coordinando el diálogo propuesto por el presidente Hernández el 23 de junio pasado, el cual rechaza la Oposición Indignada