Latinos vencen la barrera del analfabetismo

Existen decenas de programas en el condado de LA para Inmigrantes que no leen o escriben bien en español
Latinos vencen la barrera del analfabetismo
Mónica Mejía, maestra del programa Leamos, trabaja con Miguel Gómez quien está aprendiendo a escribir en español.

Miguel Gómez tuvo que escoger entre ir a la escuela cuando era niño o quedarse en casa para ayudar a su madre y abuelos en las labores del campo.

“Cuando llegué aquí [Estados Unidos] no sabía ni siquiera escribir mi nombre”, dijo el mexicano de 49 años, quien no pudo terminar ni el segundo grado de Primaria. “Para firmar los cheques, ponía la huella del dedo pulgar”, recuerda Gómez, hasta que su esposa le enseñó a escribir su nombre.

Francisca Pastor, una inmigrante quien domina más el quiché, un lenguaje de origen maya que todavía se usa en varios departamentos del occidente de Guatemala,  tenía que pedir ayuda para entender los anuncios en español y no terminar extraviada en algún lugar de Los Ángeles.  

“Quiero seguir aprendiendo. A todos mis amigos, en el trabajo, les digo ‘ahora no hay quien me pare’. ¡Viera qué lindo se siente cuando voy por la calle y puedo leer los nombres de las calles o las señales!’’ – Miguel Gómez

Ambos inmigrantes forman parte de un gran número de personas adultas que viven en el condado de Los Ángeles que han tenido el reto de vivir en un país sin poder leer y escribir en español.

La mayoría de ellos llegan a este país, se dedican a trabajar y no les queda tiempo para estudiar o desconocen sobre los lugares donde pueden recibir clases.

Según la Encuesta a la Comunidad Estadounidense de los años 2009-11, existen en California 573,866 adultos de habla hispana que no leen o escriben bien en ningún idioma.

Sin embargo, hace año y medio Gómez llegó a la Biblioteca de Azusa, en donde ha aprendido a leer a través del programa Leamos del Centro Latino for Literacy. Actualmente se encuentra en el segundo nivel de alfabetización.

“Quiero seguir aprendiendo. A todos mis amigos, en el trabajo, les digo ‘ahora no hay quien me pare’. ¡Viera qué lindo se siente cuando voy por la calle y puedo leer los nombres de las calles o las señales!’’ dijo Gómez, quien trabaja en una empacadora de vitaminas. Para llevar a cabo sus labores, usaba su memoria para aprenderse los nombres de las etiquetas.

Gómez piensa que las personas que no saben leer y escribir no deben conformarse sino buscar el modo de superarlo.

“Necesitamos cambiar nuestra forma de pensar, que fue lo que hice conmigo. Yo no pensaba en el mañana y vivía al día. Por eso muchos no progresamos”, expresó.

Miles de latinos en California no saben leer ni escribir en ningún idioma.
Miles de latinos en California no saben leer ni escribir en ningún idioma. /Aurelia Ventura

La necesidad de aprender

Para Francisca, la llamada a la educación vino cuando su hija mayor ingresó a la escuela.

“La más grande está en la escuela y siempre me pide ayuda y yo le digo que no puedo, porque nunca fui a la escuela cuando era niña”, relata esta guatemalteca de 28 años. “Esa fue la razón que busqué una escuela para aprender”.

Pastor asiste a las clases de alfabetización que ofrece el Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) dos veces por semana a través de su Plaza Comunitaria. Aunque su esposo no la apoya y no quiere que aprenda a leer, Pastor no se desanima y asiste a sus clases.

“Me ayuda a que ya no me pierda en la calle, porque puedo leer los anuncios y no tengo que preguntarle a la gente”, añadió Pastor, quien aprendió el español en la vida adulta.

“Me ayuda a que ya no me pierda en la calle, porque puedo leer los anuncios”  – Francisca Pastor

“Aunque tengo poco tiempo, me siento feliz y orgullosa porque ya puedo leer bien. Eso me ayuda también en el trabajo”, dijo la mujer, quien labora en la costura.

Pastor quiere aprender ingles, pero piensa que debe saber leer bien el español antes de intentarlo.

“Solo sé unas pocas palabras, pero no puedo leerlo. Si no se puede leer, no se puede encontrar trabajo”, expresó. “Hay que estudiar, porque con eso nos vamos para adelante”, añadió la mujer, quien vive en Los Ángeles desde el 2002 pero desconocía que existían escuelas que enseñaban a los adultos.

Letra por letra, Miguel Gómez está aprendiendo a escribir, como no lo pudo hacer de niño.
Letra por letra, Miguel Gómez está aprendiendo a escribir, como no lo pudo hacer de niño.

 

Dificultades en la vida diaria

Aunque muchas personas pueden superar esta falta de conocimiento en la vida diaria, muchas veces llega el momento en que la necesidad de aprender a leer y escribir, al menos en su idioma, se convierte en algo necesario.

Cathay Reta, directora del Programa de Alfabetización de la Biblioteca de Azusa, dice que la dificultad de no dominar la lectura y escritura en su propio idioma dificulta el desempeño de las personas en la vida diaria.

En lo que más tienen problemas es en cómo trasladarse de un lugar a otro, cómo llegar a los lugares”, dijo Reta.

Agregó que en esos casos las personas utilizan puntos de referencia para ubicar sus destinos.

Reta, quien ha trabajado como profesora de ESL (Inglés como Segundo Idioma) por más de 30 años, destaca la importancia de tener un nivel de alfabetización en el primer idioma para lograr comprender el segundo, como en el caso de Gómez, quien aprendió inglés en la calle y con otros compañeros de trabajo, pero nunca pudo estudiarlo formalmente porque se enfrentaba con la dificultad de tener que leer o escribir las palabras.

Juanatano Cano, profesor de matemáticas para el Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), concuerda que el conocimiento del español entre las personas que hablan solo idiomas mayas facilita el aprendizaje del inglés, ya que muchas palabras en inglés y español tienen raíces comunes con el latín y el griego.

“La mayoría de los idiomas mayas tienen su escritura. Tienen su gramática, etimología, sintaxis, al igual que cualquier idioma”, dijo Cano, de origen guatemalteco.

Los adultos de edad media que son bilingües, (idioma maya y español) aprenden rápido el inglés”, agregó, destacando que ellos enfrentan los mismos retos que cualquier latino que está aprendiendo inglés.

Programas de Alfabetización 

Proyecto Leamos

  • Un proyecto de aprendizaje en decenas de bibliotecas dentro del Condado de Los Ángeles.
  • www.leamos.org
  • Teléfono: (213) 235-9991

Plazas Comunitarias

 

Alrededor de la web