Estas fotos ilustran una torpeza humana

En Costa Rica, miles de tortugas marinas no pudieron desovar a causa de los turistas que caminaban entre ellas
Estas fotos ilustran una torpeza humana
Miles de tortugas que acudieron a desovar en Costa Rica se encontraron con un serio problema: cientos de turistas.
Foto: Facebook/sitraminaecr

Una de las experiencias más mágicas y maravillosas que he tenido la fortuna de experimentar en esta vida es presenciar el desove de tortugas marinas. En una playa donde el tráfico de huevos de tortuga es cosa de todos los días, rescatamos centenares de huevos para llevarlos a un santuario donde los protegen y los cuidan, hasta que las bebés tortugas nacen y son liberadas en el mar. Es una vivencia que inspira un profundo respeto por la vida, por la naturaleza y por la sabiduría de la Creación, no importa obra de qué o de quién haya sido.

Por eso provoca una profunda tristeza ver las imágenes difundidas en redes sociales de lo que ocurrió con lo que iba a ser un desove multitudinario de unas 5,000 hermosas tortugas que acudieron al puedo de Ostional, en Costa Rica, para depositar sus huevos en la arena como lo hacen desde hace cientos de años. Pero al llegar se encontraron con una horda de turistas que caminaba entre ellas, las fotografiaba con flash y hasta montaba a los niños sobre sus caparazones como si fueran caballitos:

El desove de una tortuga marina –que según la especie puede llegar a supera el siglo de vida- es el equivalente a un trance profundo en el que el quelonio, lento y pesado como es, busca un lugar adecuado para su camada de huevos, cava un agujero con sus cortas patas y comienza a desovar.

Cuando termina de depositar sus huevos, que pueden superar los 100, tapa el agujero danzando en círculo y golpeando la arena con su cuerpo a fin de no dejar rastro para los depredadores, que pueden ser otros animales, incluido (siempre) el hombre. Por eso en algunas playas las tortugas eligen desovar de madrugada, cuando la presencia de otras especies es menor y la oscuridad las protege.

tortugas marinas
Facebook/Sitraminaecr

Si el nido no es saqueado por otros animales o por el humano con el dudoso argumento de que son afrodisiacos, los huevos permanecen ahí hasta que nacen las pequeñas tortugas y solitas, encuentran su camino al mar. Sorprendentemente, con una noción del tiempo y una orientación privilegiadas, algunas madres esperan a las pequeñas en mar abierto.

Una luz directa como la de un flash perturba su proceso. El ruido y la presencia de la gente impertinente alrededor debe ser aturdidor para una especie que, en tierra, está indefensa por completo. Mejor no hablemos de quienes montaron a los niños en ellas. El resultado: las tortugas regresaron al mar sin completar su desove. ¿Cuántos miles de huevos quedaron sin nacer? ¿Cuál será el costo ecológico de esta torpeza que ni los turistas ni las autoridades de Costa Rica pudieron evitar?

tortugas costa rica
Facebook/Sitraminaecr

Estas imágenes que han dado la vuelta a las redes fueron difundidas en la cuenta de Facebook del Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Ambiente y Energía (SITRAMINAE) del país centroamericano. Son imágenes que además de causar profunda indignación y tristeza, ilustran a la perfección, de pies a cabeza, la torpeza humana.