Del ejército a la moda

Dos hermanas emplean a veteranos en un negocio que reutiliza material militar excedentes para hacer bolsos y accesorios
Del ejército a la moda
Las hermanas Betsy y Emily Muñoz, son las fundadoras de Sword & Plough

Cuando Betsy Muñoz manejó de Boston hasta Middlbury, Vermont, a visitar a su hermana Emily, no sabia que esa reunion sería como la siembra de una semilla que haría crecer un negocio de ensueño.

Era 2012 y Emily estaba en su ultimo curso de la Universidad donde se había unido al Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de la Reserva dos años antes. Las dos hermanas crecieron en una familia de raices bolivianas y militar. Emily quiso unirse a ellos. Ese día, durante el almuerzo, le dijo a su hermana que había notado que había mucho sobrante de materiales militares que se pierden.

“¿Qué te parece si convertimos una de las tiendas de campaña del ejercito en un bolso de mano?”, preguntó Emily a su hermana. La cadete buscaba la manera de reciclar esos materiales en vez de dejarlos tirados en las basuras. Esa pregunta convirtió a ese almuerzo en una reunión de más de cuatro horas.

“Se trataba de una de esas cosas que de tanto hablar de ello quieres llegar a verlo hecho”, explica Emily de lo que llegó a ser la empresa que hoy maneja con su hermana, Sword and Plough.

Hoy, esta compañía con sede en Denver (Colorado) produce una gran variedad de bolsos y accesorios de moda usando materiales de excedentes militares. No solo reciclan materiales sino también emplean veteranos y donan el 10% de sus ganancias a organizaciones que ayudan a quienes han servido en el ejército.

“Desde el principio, fue muy importante que nuestro modelo de negocio reflejara un ciclo de vida (de los materiales), y también que de verdad fuera una contribución a los usuarios originales de esos materiales”, detalla Betsy.

El desarrollo de la empresa empezó con varias conversaciones sobre la idea y un plan de negocios que Emily presentó a un concurso en su Universidad.

“Esos fueron nuestros primeros pasos”, dice Betsy. “Emily fue premiada una beca de $3,000 y después entramos en un programa de cuatro semanas donde desarrollamos nuestra idea con otros emprendedores internacionales”.

Para las hermanas, que no tenían experiencia en los sectores de manufactura ni moda, lo más importante fueron estos primeros y difíciles momentos. Emily dice que le recuerda a cuando su abuelo boliviano les enseñó como bailar salsa, rumba, y tango. “Al principio no lo disfrutaba porque era súper consiente de mí misma, pero después de relajarme y meterme de lleno, llegó a ser uno de mis pasatiempos favoritos”, recuerda. “Todo tiene que ver con ser lo suficiente valiente para dar los primeros pasos”.

Ese valor, lo han usado para hacer crecer su negocio. En 2012, se constituyeron como LLC y en 2013, lanzaron una campaña en la plataforma KickStarter para recaudar fondos por parte del público. Llegaron a recaudar $312,000. Desde entonces, han reutilizado 30,000 libras de excedentes militares, vendido más de 7,000 bolsos y accesorios tanto a nivel nacional como internacional, y mantenido 38 trabajos para veteranos. La empresa tiene beneficios pero, como muchos pequeños empresarios, las hermanas no dieron más detalles de sus finanzas.

Los precios de estos productos reciclados van desde $18 hasta $359, pero los veteranos y militares activos reciben un descuento.

“Tratamos de incorporar los veteranos en todos los departamentos de la compañía”, dice Betsy. “Queremos llegar a ser una marca bien conocida que represente la herencia americana y que sea un líder en innovación social”.

Ahora, las hermanas tienen la meta de vender sus productos en grandes minoristas como Macys y Nordstrom. De momento, venden la mayoría de su producto online.

 

Big Game

Sword & Plough también esta en las finales del concurso Small Business Big Game de Intuit.  Emily y Betsy son las únicas emprendedoras latinas en las finales.

 

Dos consejos a emprendedores de las hermanas Nuñez:

  • Comparte con alguien tu idea y toma los primeros pasos para hacerlo una realidad.
  • Aprovecha nuevas oportunidades y encuentra mentores y modelos a seguir para guiarte no solo profesionalmente sino también personalmente. Eso te ayudara a desarrollar tu propia comunidad alrededor de tus ideas.