Robert Kennedy Jr. dice que César Chávez fue un “gran héroe americano”

Durante las celebraciones de los 50 años de la huelga de Delano que lanzó el boicot de la uva, el hijo del asesinado Robert Kennedy contó cómo Chavez fue el primero en saber que su padre sería candidato presidencial en 1968.
Robert Kennedy Jr. dice que César Chávez fue un “gran héroe americano”
Robert Kennedy Jr. hablando en la celebración de los 50 años del inicio del boicot de la uva.

Durante un discurso este sábado en Delano, California, Robert Kennedy Jr. dijo que el líder campesino César Chávez fue un “héroe americano tan grande como los héroes de la revolución” y contó como anécdota que Chávez fue el primero en saber que su padre había decidido ser candidato presidencial en 1968.

“Para ese entonces, mi padre y César se habían hecho tan amigos que a pesar del riesgo político de venir a California a acompañar a César el día en que rompía su huelga de hambre de 25 días, mi padre vino y lo acompañó en ese momento”, dijo Kennedy Jr. “Hay que recordar que en ese tiempo, el movimiento campesino era muy mal visto en el mundo político y algunos, como Ronald Reagan, entonces gobernador de California, los consideraban comunistas”.

Kennedy, en un discurso de poco menos de 15 minutos, contó que su padre comenzó a apoyar a Chávez y al movimiento campesino un tiempo antes, cuando visitó el condado de Kern, en el corazón agrícola de California, y escuchó que el Sheriff estaba poniendo en la cárcel a campesinos que protestaban por sus condiciones de trabajo. “¿Por qué ponen en prisión a estas personas, acaso han quebrantado la ley?, preguntó mi padre. El Sheriff le contestó que era por “su propia protección”. Mi padre entonces le dijo que la constitución no le permitía tal cosa”.

“Cuando el vio cómo se estaba subvirtiendo la democracia estadounidense, el decidió unirse a la lucha y salió a marchar con los campesinos”, dijo Kennedy.

Robert Kennedy Jr. es hijo de Robert Kennedy, el precandidato demócrata a la presidencia en 1968 que fue asesinado en Los Angeles tras ganar la primaria de California. Un triunfo que en parte se debió al esfuerzo de César Chávez en movilizar el voto campesino en California a favor de Kennedy.

“Mi padre y César se parecían mucho. Ambos eran bajos de estatura, muy católicos, tenían muchos hijos y no sabían como ser políticos ‘besa bebés’, pero ambos tenían convicciones muy fuertes y el coraje de sus principios”, dijo.

En su discurso, Kennedy también compartió la historia de cómo los campesinos y los empleados domésticos fueron excluidos, en las primeras décadas del siglo veinte, de las leyes que protegieron a otros trabajadores. “El Congreso estaba dominado por los demócratas sureños, que no querían ver el progreso de los negros que antes fueron esclavos y que no toleraban a los sindicatos. Pero cuando el presidente Roosevelt buscó aprobar leyes que protegían los derechos de los trabajadores, estos demócratas sureños exigieron la exclusión de los campesinos y de los empleados domésticos, porque eran los trabajos que ellos hacían”.

“A eso se enfrentó Cesar cuando empezó su lucha por organizar a los campesinos y por lograr leyes en defensa a sus derechos”, agregó Kennedy. “Cesar fue un gran héroe americano, tan grande como los héroes que dieron su vida en la revolución porque él ayudó a completar la democracia estadounidense al incluir a los más excluidos”.

El discurso fue parte de las ceremonias de celebración de los 50 años de la famosa “huelga de Delano”.

La famosa “huelga de Delano” ocurrió en Septiembre de 1965 en Delano, un pueblo agricultor de Kern County en el Valle Central de California y fue la primera vez que campesinos de diferentes orígenes se unieron para luchar por su gente. Hasta entonces, los agricultores habían usado la competencia entre ambos grupos, campesinos mexicanos, muchos de ellos braceros, y los filipinos que también llevaban décadas cultivando la uva, para mantenerlos divididos y romper las protestas y huelgas que se habían intentado hasta entonces.

Para celebrar la ocasión, el UFW celebró un evento en el complejo “40 acres” en las afueras de Delano, hoy un monumento nacional que recuerda los momentos álgidos del movimiento campesino. El boicot de la uva logró que millones de personas en Norteamérica y europa boicotearan el consumo de la uva y otros productos y eventualmente logró la aprobación de leyes que mejoraron las condiciones de vida de los trabajadores del campo.