Volkswagen, se extiende la sospecha

El ex presidente de la automotriz está siendo investigado por la fiscalía
Volkswagen, se extiende la sospecha
Martin Winterkorn, ahora investigado, dice que desconocía el fraude de los motores diesel./Efe

El escándalo de la manipulación de emisiones en los motores diesel de Volkswagen tiene bajo el estado de sospecha a la industria automotriz en Europa.

La fiscalía alemana inició el lunes una investigación por presunto fraude sobre el recientemente dimitido presidente de Wolkswagen, Martin Winterkorn. Este ejecutivo, uno de los mejores pagados de Alemania, dimitió la semana pasada no sin antes aclarar que no tenía conocimiento de las manipulaciones en los coches diesel que detectaban si se estaba haciendo una prueba o no y en caso de que así fuera reducía los datos sobre emisiones de partículas. Estas emisiones eran hasta 40 veces mayores de lo permitido.

Winterkorn es la primera persona que ha sido singularizada en esta investigación que da sus primeros pasos.

La automotriz alemana, que ha admitido que hasta 2.1 millones de modelos Audi diesel están también en la lista de carros manipulados, está depurando responsabilidades también entre sus ingenieros.

Las autoridades alemanas, muy preocupadas por esta crisis no solo en la empresa sino en el efecto que sobre la economía del país tiene este revés industrial, han dicho que VW no solo ha manipulado los test en EEUU (donde la EPA lo descubrió) sino también en Europa. En este continente las ventas de diesel son mucho mayores que las de gasolina y de hecho se han concedido subvenciones a la industria para mejorar la tecnología de estos motores. El ministro español de industria ha requerido a SEAT, la filial en este país de VW, que devuelva las subvenciones que se le dieron para producir coches eficientes.

Varios periódicos alemanas explicaron el domingo que algunos trabajadores y proveedores habían advertido hace años del uso de aparatos para detectar si el carro estaba siendo objeto de un test. Es algo que cimenta las acusaciones de premeditación.

Ante esta crsisis el informe que anualmente hace el grupo Transport & Environment (T&E) sobre consumos de carros ha sido recibido en esta ocasión con más interés que nunca. El lunes, esta organización explicaba que algunos nuevos carros de Mercedes, BMW y Peugeot (que no se vende en EEUU) usan casi un 50% más de combustible de lo que indican las pruebas de laboratorio.

T&E dice que estas firmas no han usado aparatos para manipular los datos pero que los test que se han hecho muestran que este mayor uso de combustible supone que los automovilistas terminan gastando más dinero en gasolina (cerca de $500 anuales) de lo que deberían con las emisiones que les dicen que tiene el carro que conducen. Adicionalmente hay más emisiones de dióxido de carbono (ligado al calentamiento del planeta) y óxido de nitrógeno que puede provocar enfermedades respiratorias. Las emisiones de VW eran estas últimas.

Investigación

Las pruebas que hizo el Consejo Internacional para el Transporte Limpio, sobre las que se basan los datos de T&E, son las que dieron lugar al inicio de la prueba sobre los carros diesel de VW en EEUU.

En el informe de este año se explica que los datos reales de emisiones de dióxido de carbono y ahorro de combustible revelan que la brecha con los resultados de los test es del 40% en 2015. Hace 14 años era el 8%.