México sube en competitividad; sale mal calificado en corrupción y violencia

Aunque las reformas estructurales han contribuido a las mejoras que llevaron a la economía a escalar posiciones, el reporte destacada la corrupción sigue siendo el factor más problemático para hacer negocios
Sigue a La Opinión en Facebook

La economía mexicana avanzó cuatro posiciones en el  Índice de Competitividad del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés) al colocarse en el sitio 57 entre un total de 140 naciones. Sin embargo, aún está distanciado del puesto 61 que ocupó el año pasado y del 53 que alcanzó cuando comenzó el sexenio de Enrique Peña Nieto.

“México progresa cuatro lugares al 57, pese a cierto deterioro del entorno institucional, y gracias a la mejora en la eficiencia del mercado financiero (sube 17 lugares al 46), la sofisticación de negocios (sube 8 sitios al 50) y el fomento a la innovación (posición 59)”, explica el WEF en el documento publicado este martes.

Aunque las reformas estructurales han contribuido a las mejoras que llevaron a la economía a escalar posiciones,  el reporte destacada la corrupción sigue siendo el factor más problemático para hacer negocios, según reflejaron las instituciones públicas y privadas.

“Los resultados señalan que las recientes reformas están dando frutos pero sigue habiendo problemas”, advierte el WEF.

El informe detalló que la rigidez en el mercado laboral  y la debilidad de las instituciones públicas y privadas  son los principales obstáculos continúan.

informe mexico competitividad corrupcion

Los peores lugares los ocupó en crimen organizado (136), costos a los negocios por crimen y la violencia (135), fiabilidad de los servicios policiacos (127), calidad de la educación en matemáticas y ciencia (126) y desvío de recursos públicos (125).

De los 12 aspectos que usa el Fondo para hacer su medición, México cayó en: Instituciones (del 102 al 109), Situación macroeconómica (53 al 56) y Tamaño del mercado (10 al 11). En Salud y educación primaria se mantuvo (71).

Respecto a subcategorías, el sector de Instituciones fue el más golpeado por factores como favoritismo en decisiones del gobierno (18 puestos); Eficiencia del marco legal en decisiones regulatorias (102); Derechos de propiedad (88); Confianza pública en los políticos (124); y Comportamiento ético de las empresas (111).

Sin embargo, también hubo rubros en los que subió, como Infraestructura (59), Educación superior y capacitación (86), Eficiencia del mercado de bienes (82), Eficiencia del mercado laboral (114), Desarrollo del mercado financiero (46), Preparación tecnológica (73), Sofisticación de los negocios (50), e Innovación (59).

BRASIL DA DESCALABRO

Entre las economías de Latinoamérica,  Brasil es el país del mundo que más ha caído en el Índice de Competitividad Global 2015

En la clasificación de 2014, Brasil se situó en la posición 57 de un total de 144 países, sin embargo, este año ha caído hasta el puesto 75 de 140 naciones, es decir, ha perdido 14 escalafones.

Los autores consideran que Brasil padece el deterioro de sus instituciones y un bajo rendimiento macroeconómico.

Brasil obtiene el peor resultado de todos los países emergentes, dado que India, Rusia y Sudáfrica progresan considerablemente (16 puntos, 8 y 7 respectivamente), China se mantiene estable y Turquía baja seis posiciones.

Otras dos caídas considerables en la región latinoamericana las han sufrido Bolivia, que el año pasado ostentaba el puesto 105 y este año el 117; y El Salvador, que en 2014 se situó en la posición 84 y en 2015 está en la 95.

Las primeras tres posiciones en América Latina las sigue ostentando Chile (35), Panamá (50) y Costa Rica (52), aunque las tres han caído desde el puesto 33, 48 y 51, respectivamente.

El resto de países latinoamericanos, en orden decreciente se sitúan en: Perú (69); Uruguay (73); Ecuador (76); Guatemala (78); Honduras (88); Argentina (106); Nicaragua (108); Paraguay (118); y Venezuela (132).

“El fin del súper ciclo de las materias primas ha afectado considerablemente a América Latina y el Caribe, que ya nota las repercusiones en el crecimiento de la región”, especifica el texto.

Agrega, además, que la región latinoamericana adolece de bajos niveles de intercambios comerciales y de inversión, y de un nimio crecimiento de la productividad.

“Infraestructuras, mayor educación y talento, e innovación son dos aspectos fundamentales que la región debe mejorar”, advierte el informe.

La posición 33 la ostenta actualmente España, que ha subido dos puntos desde el puesto 35 un año atrás.

España es uno de los países del sur de Europa que ha mejorado, “lo que ha contribuido a estrechar el margen entre el norte y el sur del continente”.

“España, Francia, Irlanda, Italia, y Portugal han mejorado considerablemente en áreas como competencia de mercado y eficacia del mercado laboral, indica el texto, que advierte, sin embargo que “el acceso a la financiación es una amenaza común para todas estas economías y el impedimento más importante de la región para destrabar la inversión”.

Por séptimo año consecutivo el ránking lo lidera Suiza, seguida sin cambios por Singapur y por Estados Unidos.

Alemania sube al puesto 4 desde el 5 y es por tanto la economía más competitiva de la Eurozona.

Holanda asciende al 5 desde el 8, el mayor aumento en los diez primeros puestos.

Japón y Hong Kong que se mantienen en el sexto y séptimo puesto respectivamente; Finlandia baja al 4 desde el 8; Suecia sube al 9 desde el 10 y Gran Bretaña baja del nueve al diez.