Una guatemalteca sigue ‘presa’ de un grillete

Con ese aparato en el pie por el que paga $450 mensuales no se puede bañar, usar vestido y dice vivir traumatizada
Una guatemalteca sigue ‘presa’ de un grillete
Jacqueline, una inmigrante guatemalteca muestra su monitor electrónico por el que paga más de $400 mensuales. /Aurelia Ventura

Cuando Jaqueline salió huyendo de Guatemala con el propósito de resguardar su vida y tras haber sido testigo del asesinato de su esposo a manos de la Mara MS, una organización criminales que tiene de rodillas a los guatemaltecos. Nunca  imaginó que aparte de las vicisitudes que le tocó experimentar durante su trayecto hacia los Estados Unidos, le esperaría el peor de sus calvarios.

Jaqueline, al igual que sus compañeras de aventura, fueron detenidas por la patrulla fronteriza. Luego de pasar tres meses encarceladas por fin un juez de Inmigración la dejó en libertad bajo fianza al igual que sus compañeras.

Hasta ahí todo parecía que Jaqueline quedaría en libertad y podía continuar con su nueva vida en los Estados Unidos.

Pero lo que nunca paso por su mente fue  que al momento de poner un pie fuera del centro de detención, NEXUS Bail Bonds, una empresa privada de fianzas, le colocaría un grillete  en el pie que funciona como un GPS y con el cual la mantienen  monitoreada las 24 horas.

Con ese aparato en el pie no se puede bañar, usar vestido cuando tiene que salir a la calle, le causa alergia y vive traumatizada.

Así ha tenido que vivir Jaqueline desde el mes de julio sin  poder salir a buscar trabajo, porque nadie la puede  contratar  cargando semejante grillete en el pie.

Pero lo más indignante resultó enterarme que NEXUS, aparte de haberle requerido casi 5,000 dólares como pago inicial de la fianza, tiene que pagar $450.00 por mes como renta del aparato.

Guatemalteca vive con un grillete en el tobillo, monitoreada por las autoridades de migración
Guatemalteca vive con un grillete en el tobillo, monitoreada por una empresa de fianzas.

El calvario de Jaqueline aún continúa, porque no sólo no tiene dinero para comer ni para envíarle a sus hijos o mucho menos para pagar la renta del equipo.

Lo traumatizante para Jaqueline es que ni siquiera puede salir de su casa porque carga en el pie un grillete que le sonara en cualquier momento y la hace ver como criminal donde quiera que camine.

Me gustaría entender en qué parte de las leyes, NEXUS fundamenta sus bases para mantener secuestrado a un ser humano, cuando no tiene la autorización de una corte municipal, estatal o federal.

¿Cómo puede ser posible que una empresa pueda valerse de la inocencia de un ser humano para privarla de su libertad?.

Irónicamente y aunque pareciera que estoy parafraseando con la semántica, Jaqueline es una guatemalteca presa en libertad.