Gobierno mexicano: No había normalistas en el quinto autobús

El ministro del Interior. Miguel Ángel Osoriio Chong compareció ante el Senado

 Ángel Osorio Chong, Secretario de Gobernación, dijo ante senadores que en el quinto autobús de la noche trágica del 26 de septiembre de 2014 no había estudiantes, a pesar de que los testimonios recabados tanto por periodistas como por expertos internacionales establecen que sí.

Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, sobrevivientes de la tragedia, han brindado testimonios de que estuvieron en un quinto autobús que fue desalojado por policías. Otros testimonios del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) confirman que incluso los estudiantes que salieron de ese quinto autobús vagaron toda la noche, perseguidos por agentes, y sobrevivieron.

El reporte de los expertos internacionales da hora y nombre de testimonios e incluso habla de civiles que dieron asilo a esos estudiantes mientras eran acosados. Al menos uno de esos estudiantes ha hablado con la prensa.

Lee también: Julieta Venegas “Injusto y doloroso lo de Ayotzinapa

Osorio Chong ha negado todo lo anterior.

“En ese informe [del GIEI] se mencionaba el autobús número 5, pero además dentro del expediente que obra en manos de la Procuraduría General de la República, se señala el autobús número 5, al que usted hace referencia. Y ahí mismo se señala que nunca hubo un estudiante que estuviera en algún momento dentro de este autobús”, dijo el martes el Secretario de Gobernación a senadores.

Durante su comparecencia en el Senado de la República, el titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) indicó que el autobús que se menciona en el Informe del GIEI, presentado el pasado 6 de septiembre, se señala también dentro del expediente que obra en mano de la Procuraduría Genera de la República (PGR).

Osorio Chong se contradice incluso con la declaración que tiene la PGR: la del chofer del quinto autobús.

De acuerdo con los expertos del GIEI, luego de que cuestionaron a la PGR la omisión en el expediente de los hechos relacionados con ese autobús, la dependencia mostró la declaración del chofer, la cual coincide en una parte con la de los 14 sobrevivientes: los estudiantes subieron a la unidad y la sacaron de la terminal de autobuses.

La PGR informó a los expertos que omitió esos hechos, bajo el pretexto de que ese camión fue abandonado por los normalistas inmediatamente después de sacarlo de la Central de Camiones de Iguala, porque se pusieron nerviosos y pensaron que no servía, de acuerdo con la declaración del conductor de la unidad.

Esa declaración bastó para que la PGR desechara ese quinto autobús como evidencia y no consignara el hecho ni considerara ese autobús como escena del crimen, lo que sí quedó expuesto por los normalistas sobrevivientes.

El informe presentado por el GIEI abrió nuevas interrogantes en el caso de la desaparición de los 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa como es la existencia de un quinto autobús que desapareció de la escena y que nunca investigó la PGR como parte de su verdad histórica, ni consignó en su expediente, y que para los expertos independientes pudo ser el detonante de la agresión a los estudiantes, al ser un vehículo posiblemente cargado con droga o con dinero.

“La acción de tomar autobuses por parte de los normalistas, a pesar de que tenía otros objetivos, como era obtener transporte para que los normalistas provenientes de diferentes escuelas normales pudieran participar en la marcha del 2 de octubre, podría haberse cruzado con dicha existencia de drogas ilícitas (o dinero) en uno de los autobuses, específicamente en ese autobús, Estrella Roja”, dice el informe “Investigación y primeras conclusiones de las desapariciones y homicidios de los normalistas de Ayotzinapa”, precisó el informe.

Lee también: Tiñen de rojo fuentes en el Día de la Indignación por Ayotzinapa

Los expertos revelaron que hay un autobús, que se puede apreciar en un video proporcionado en julio de este año por la central camionera de Iguala, en el que se aprecia que el vehículo que toman los normalistas sale por la parte de atrás de la terminal, se conduce hacia el Periférico Sur, pero prácticamente desapareció del expediente de la PGR.

El autobús desaparecido, un Estrella Roja, consta en la primera consignación realizada por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Guerrero, pero es inexistente en el expediente posterior que arma la PGR, a pesar de que los normalistas insisten en que tomaron cinco camiones y no cuatro, como consignó en un primer momento la dependencia federal.

“Mientras los normalistas y la primera consignación realizada por la PGJG [Procuraduría General de Justicia de Guerrero] hablaban de cinco autobuses, (dos Estrella de Oro, dos Costa Line y un Estrella Roja), la investigación de la PGR señalaba que se trataba de cuatro autobuses (sin hacer mención al autobús Estrella Roja), a pesar de que dicha información estaba referida, incluso, en los testimonios de sobrevivientes tomados el mismo día de los hechos e incluidos en el expediente. Sin embargo, en el expediente se hacía referencia a un autobús, que habrían tomado los normalistas, que habría salido de la central e inmediatamente habría sido destruido por los estudiantes e inutilizado, aunque nunca fue identificado ni investigado como escena de crimen”, revelaron los expertos en el documento.

Durante la comparecencia de Osorio Chong este día, el vicepresidente de la mesa directiva del Senado, Luis Sánchez Jiménez, destacó que en el caso del Informe Ayotzinapa, del Grupo de Expertos, se dice con claridad en la recomendación número 4:

“Investigar como línea prioritaria del desencadenamiento de la agresión contra los normalistas, el móvil del traslado de estupefacientes, así como identificar de manera precisa el autobús “Estrella Roja”.
“Este quinto autobús, señor Secretario, que fue ignorado en la averiguación de la PGR y que quizá sea el verdadero motivo de la agresión a los jóvenes”, agregó el legislador perredista.

En este sentido, cuestionó al Secretario de Gobernación si el gobierno federal tiene algún tipo de protección “a esa actividad criminal de tráfico de estupefacientes desde los más altos mandos”.

Lee también: Mexicanos siguen demostrando que sigue prendida la indignación por Ayotzinapa

Posteriormente, Osorio Chong respondió sobre el tema:

“Seguramente la Procuradora [Arely Gómez] en su momento habrá de explicarles; pero sí quiero referirme para poder dejar en claro que sí se están tomando en cuenta o que en muchos de los casos también vienen a ser parte o producto de lo que ya había recomendado la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que lo hizo unos días antes, por cierto, la de nuestro país, respecto a un informe del tema de Iguala”.

Y agregó: “En ese informe se mencionaba el autobús número 5, pero además dentro del expediente que obra en manos de la Procuraduría General de la República, se señala el autobús número 5, al que usted hace referencia. Y ahí mismo se señala que nunca hubo un estudiante que estuviera en algún momento dentro de este autobús”.

Lee también:  10 CLAVES: Un año de dolor y fracasos del Gobierno en el caso Ayotzinapa

“Esto está dentro de la averiguación, esto es parte de los muchos tomos que se tienen en la averiguación y que se les ha mostrado a los expertos de la Comisión Interamericana”, reiteró.

Esta tarde, el Secretario de Gobernación aseguró, durante su comparecencia, que no existen facultades para que el Estado mexicano intervenga con oportunidad en municipios como Iguala, donde el crimen se coludió con las autoridades locales.

Expuso además que en ese municipio, la corrupción y distintos problemas estructurales que han persistido en la región derivaron en hechos dolorosos para todos los mexicanos, en particular para los familiares de los desaparecidos.

Indicó que en el tema de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, hace un año, “no buscamos una verdad oficial o políticamente conveniente, buscamos simplemente la verdad”.

En ese contexto, llamó a analizar la iniciativa de ley que enviada al Legislativo por el Presidente Enrique Peña Nieto, para “fortalecer a las instituciones de seguridad locales” y “facultar al Estado mexicano para intervenir en aquellos municipios donde las autoridades hayan sido infiltradas por el crimen”.

Aseguró que el Presidente dijo a los padres de los normalistas que están “del mismo lado” el gobierno y la sociedad, “porque buscamos el mismo propósito”.