Cambio de roles: México importa petróleo de EEUU

Hasta hace una década, México era el cuarto mayor exportador neto de petróleo a EU. En 2008 ya le compraba 9.5 millones de barriles de derivados de petróleo, y cinco años más tarde 22.4 millones de barriles.
Sigue a La Opinión en Facebook
Cambio de roles: México importa petróleo de EEUU
EU se vuelve exportador neto de energéticos y México se convierte en su principal cliente
Foto: David McNew / Getty Images

Por Xanath Lastiri

Ciudad de México, 2 de octubre (SinEmbargo).– El reporte de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) reveló que en una década el país gobernado actualmente por Barack Obama se convirtió en el principal exportador neto de petróleo y México en su principal cliente.

De acuerdo con una publicación de Bloomberg, “Estados Unidos se convirtió en el principal exportador neto de petróleo a México por primera vez en 20 años, debido a que la producción de los yacimientos de esquisto empujó al mayor consumidor del mundo hacia la independencia energética”.

El reporte de la EIA señaló que las ventas netas de EU totalizaron 48 mil barriles por día hasta julio de 2015. Hace diez años, le compraba a su vecino país del sur un total de 1.3 millones de barriles de petróleo.

A finales del 2008, México compró 9.5 millones de barriles de derivados de petróleo a EU y cinco años más tarde esa cifra llegó a 22.4 millones de barriles.

En ese año, Estados Unidos producía aproximadamente cinco millones de barriles de petróleo crudo, pero el año pasado superó a los grandes productores gracias al desarrollo de los campos de shale en Texas y Dakota del Norte.

En agosto pasado, el Gobierno de Estados Unidos aprobó las ventas ilimitadas del combustible a México. En ese contexto, el Departamento de Comercio expresó que tenía una serie de solicitudes para exportar crudo estadounidense a cambio de importación del petróleo mexicano.

Hasta hace una década, México era el cuarto mayor exportador neto de petróleo a los Estados Unidos. Sin embargo, la producción en el país ha disminuido año con año desde su pico en 2004, según datos de BP Plc data, ahora es a la inversa.

En un intento por revertir el declive, dice Bloombeg, el gobierno abrió su industria petrolera a la inversión extranjera por primera vez en más de siete décadas, lo que provocó la adjudicación de lotes petroleros a compañías como la italiana ENI, que la segunda fase de la Ronda Uno resultó ganadora del área contractual uno ofertada este 30 de septiembre.

El experto en temas energéticos Ricardo Martínez Díaz Francés comentó que la Reforma Energética contempla un proyecto en el que se planea crear una alianza entre empresas estadounidenses y mexicanas para que las compañías de afuera refinen el crudo que produce México.

“Lo que va a pasar con esos productos refinados es que se van a comercializar aquí, quizá cerca de 2019 ya haya otras estaciones de gasolina que no sean de Pemex y al comercializar estos productos refinados podría cambiar totalmente el panorama de refinación en México”, opinó.

Las refinerías están funcionando con tanta fuerza que tienen los productos adicionales y que está siendo exportados, por lo que los Estados Unidos se volvió menos dependiente de las importaciones globales, dijo Gareth Lewis-Davis, estratega de materias primas de BNP Paribas SA en Londres.

“Una gasolina más doméstica significa una bendición para la economía y menor dependencia del Medio Oriente”, agregó.

De acuerdo con el reporte de la EIA, Estados Unidos redujo a 4.5 millones de barriles por día sus importaciones de petróleo de varios países, entre ellos Arabia Saudita e Irak; es decir, 64 por ciento que hace una década.

DECLIVE EN MÉXICO

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) reportó el pasado 25 de septiembre que la balanza comercial mexicana reportó hasta agosto pasado un déficit de 9 mil 120 millones de dólares, derivado principalmente de la caída de las exportaciones no petroleras, en cambio las importaciones del mismo sector subieron.

Las exportaciones totales reportaron una disminución de 6.8 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado, lo cual fue resultado de las caídas de 1.6 por ciento en las exportaciones no petroleras y 48.3 por ciento de las petroleras.

Respecto a las importaciones con cifras ajustadas por estacionalidad, se observó un aumento de 22.74 por ciento en las petroleras.

Petróleos Mexicanos (Pemex) ha sido desde 1938 la empresa con mayor peso productivo del Estado mexicano, sin embargo aunque cuenta con operaciones en el extranjero y maneja grandes exportaciones de crudo se encuentra en una crisis financiera.

De acuerdo con Ricardo Martínez Díaz Francés, geólogo y analista de petróleo y gas en América Latina, México se convirtió en un importador neto de productos petrolíferos porque Pemex ha descuidado la atención en sus refinerías principalmente por la falta de capital y materia prima.

“La demanda por combustibles en México se está incrementando y si no hay suficiente oferta interna incrementan las importaciones, y no hay oferta porque las refinerías mexicanas no están funcionando al cien por ciento porque no hay crudo suficiente”, comentó.

En ese sentido detalló que “no hay inversión para reconvertir las refinerías  y hacer otros proyectos con diesel de bajo contenido de azufre, por ejemplo” y comentó que lo anterior se atribuye también a que la empresa mexicana “lo único que hicieron [en Pemex] fue enfocar sus esfuerzos en producción”.

Hace 10 años, la entonces paraestatal cerró el 2005 con una producción de 3.333 mil barriles diarios (Mbd) de crudo, mientras que para 2012, cuando Enrique Peña Nieto asumió la presidencia y designó a Emilio Lozoya Austin como director general de Petróleos Mexicanos, se registró una producción promedio de 2.548 Mbd, mientras que en agosto de este año el promedio de producción fue de 2.271 miles de barriles.