Colegios y universidades privadas de Indiana ofrecen becas a indocumentados

Colegios y universidades católicas de Indiana se han convertido en la única vía de acceso a la educación superior que tienen los indocumentados en ese estado.
Colegios y universidades privadas de Indiana ofrecen becas a indocumentados

Chicago.- Colegios y universidades católicas de Indiana se han convertido en la única vía de acceso a la educación superior que tienen los indocumentados en ese estado, al ofrecer becas y ayuda financiera privada a los estudiantes más aventajados.

En el caso del Colegio Holly Cross, de la ciudad de South Bend, la casi totalidad de los 25 beneficiados hasta el momento con becas de hasta 27,000 dólares anuales, y que cubren los cuatro años de una licenciatura, han sido inmigrantes de origen mexicano, además de un argentino y un guatemalteco.

Según declaró a Efe el hermano Jesús Alonso, vicepresidente de iniciativas estratégicas del colegio, las becas son ofrecidas a estudiantes amparados por la Acción Diferida, y también a otros interesados en educación superior, sin importar su estatus migratorio.

“Nuestra misión principal es la educación”, y Holly Cross busca “educar y formar ciudadanos globales”, señaló.

Holly Cross pertenece a la Congregación de Santa Cruz, una orden religiosa católica fundada en Francia que administra 16 escuelas secundarias y seis universidades o colegios en Estados Unidos.

Las becas Juan Diego fueron creadas en 2008, cuando el estado tuvo que atender un flujo de refugiados de la guerra de Irán, con ayuda estatal.

Luego se extendieron a los inmigrantes indocumentados, cuando una ley de 2011 les prohibió pagar la misma colegiatura que los estudiantes locales en las universidades públicas de Indiana, incluyendo todos los campus de Indiana University y del Ivy Tech Community College.

También quedaron fuera de la ayuda financiera estatal y federal que reciben habitualmente los estudiantes universitarios.

“El precio se triplicó al ser considerados estudiantes internacionales y para la mayoría la educación superior quedó fuera de su alcance”, dijo Alonso.

Holly Cross cuenta con la ayuda de la Fundación Pritzker de Chicago, y de la red de escuelas autónomas Noble, para cubrir los gastos de estudio de los indocumentados que son aceptados en sus cursos.

En el área de South Bend, otras instituciones como Goshen College, Saint Mary y Bethel también aceptan a indocumentados, que tienen acceso a becas y al mismo tipo de ayuda financiera que los demás.

Jodi Beyeler, vocera del Goshen College, informó que desde el 2008 se ha otorgado una beca completa “Dream” por año, que se renueva cada seis meses según el rendimiento del estudiante.

Los fondos, que provienen del presupuesto operativo del colegio y de donaciones privadas, se otorgan con preferencia a estudiantes del norte y centro de Indiana.

También se informó que la Universidad Notre Dame cambió su política sobre estudiantes indocumentados en 2013, y aunque no ofrece becas específicas, proporciona ayuda financiera con fondos privados. EFEUSA