#FreeAbuelito: Redes sociales “frenan” su deportación

En pocas horas, una movilización vía redes sociales, teléfonos y correos electrónicos hizo que ICE diera marcha atrás y soltarán a un anciano
Sigue a La Opinión en Facebook
#FreeAbuelito: Redes sociales “frenan” su deportación
Apolinar Sánchez Cornejo dice que temió ser deportado a México, un país en que no ha estado por más de 20 años.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

Apolinar Sánchez Cornejo, el “abuelito Poly” como le dicen sus siete nietos, se disponía a arrancar su auto para ir a su trabajo en un taller de pintura para vehículos en Montebello, cuando intempestivamente lo cercaron cuatro unidades del Servicio de Migración y Aduanas (ICE) y, como si fuera un delincuente de altos vuelos, lo esposaron y se lo llevaron detenido. A lo lejos se oían los gritos desgarradores de Vicky, su esposa por 45 años, que a punto de sufrir un desmayo, preguntaba por qué se lo llevaban.

Con lo que ICE no contaba es que una movilización ciudadana vía redes sociales y telefónica iba a hacer que cuando ya lo transportaban camino a su deportación hacia Tijuana, tuvieran que dar marcha atrás y devolverlo el mismo día que lo arrestaron.

//platform.twitter.com/widgets.js

//platform.twitter.com/widgets.js

“Sí me entraron los nervios y me dio miedo que me mandaran a Tijuana, nunca he estado ahí. No he regresado a México en 20 años. Y ya uno es mayor de edad”, confía a La Opinión.

El abuelito Poly, de 67 años, vino de Tlaxcala, México a California. Llegó con su esposa Vicky y dos de sus hijos. Un tercer hijo llegaría poco después. Entraron con visas de turistas, las cuales expiraron y se quedaron sin estatus. Cuando ya trabajaba en una fábrica, unos compañeros le hablaron de un abogado de migración que podía ayudarlo a arreglar su situación. “Dijo que calificábamos para asilo político, pero nunca supimos más, ni que teníamos audiencias en migración”, recuerda.

Fue en base a una orden de deportación que le fue emitida por no presentarse a las audiencias migratoria que los agentes de ICE llegaron a detenerlo afuera de su casa en Pico Rivera, el miércoles 23 de septiembre.

Apolinar Sánchez Cornejo y su esposa Vicky, quien pasó momentos difíciles preocupada por la detención de su esposo.
Apolinar Sánchez Cornejo y su esposa Vicky, quien pasó momentos difíciles preocupada por la detención de su esposo.

Lo regresan a Los Ángeles

http://content.jwplatform.com/players/JL9f5x8F-rqn0kHFM.js

El abuelito Poly dice que cuando lo llevaban rumbo a Tijuana, el vehículo donde iba se detuvo en las oficinas de ICE en Santa Ana.

“Ahí me dijeron, vas para afuera. Yo no sabía qué pasaba. Me subieron de vuelta a un vehículo que en lugar de dirigirse a Tijuana, tomó la carretera de regreso a Los Ángeles. Al llegar, me dijeron que me iban a dar un permiso de 30 días para estar en el país y me darían una cita para ver a un juez de Migración el 22 de octubre. Procura no faltar”, me advirtieron.

“Al oír eso, sentí que me volvía el alma al cuerpo”, dice contento. Minutos más tarde llegó una nieta y sobrino a recogerlo.

Campaña en las redes sociales

Apolinar Sánchez Cornejo está de regreso en Los Ángeles donde trabaja en un taller.
Apolinar Sánchez Cornejo está de regreso en Los Ángeles donde trabaja en un taller.

El abuelito Poly no tenía ni la menor idea de que tras su salida hubo toda una movilización comunitaria masiva a través del uso del hashtag en Facebook, #FreeAbuelito, iniciada por sus nietos. Se inundaron con llamadas los teléfonos de las oficinas locales de ICE, saturaron el buzón de mensajes y enviaron cuanto correo electrónico pudieron, con la súplica de que lo soltaran.

“El abuelito fue víctima de un abogado de migración fraudulento en los años 90, lo que resultó en una orden de deportación sin saberlo. Tiene un hijo ciudadano, no tiene antecedentes criminales, vive en EEUU desde 1992 y califica para el Programa de Acción Diferida para Padres (DAPA)”, imploraban en los mensajes.

“Mi abuelito es uno de los millones de personas que han sufrido la traumática experiencia de ser separados de su familia por ICE. Este sistema masivo de deportación daña a nuestras comunidades cada día. Por fortuna a través de esta movilización colectiva mi abuelo está seguro” dijo Yadira Sánchez, una organizadora indocumentada que trabaja para la Coalición de Jóvenes Inmigrantes en San Francisco, y una de las nietas que inició la presión vía Internet para evitar la deportación de Cornejo.

Vicky, su esposa, dice que se espantó mucho cuando vio que lo esposaron. “Pasé el susto de mi vida. Sentí que me lo arrebataban, siempre hemos estado juntos”.  Su hijo Daniel sostiene que al llevarse a su padre, fue como si la familia se hiciera pedazos. “Sentimos una gran impotencia, no sabíamos qué hacer. En 20 años México ha cambiado, iba a ser difícil para él volver a regresar”, expuso.

Su hijo Álvaro Sánchez, ciudadano estadounidense, quien es un defensor del medio ambiente, vivienda accesible y desarrollo comunitario, solicitó la residencia para su padre desde 2012.

“Yo tengo mucha fe y esperanza. Gracias a mi familia y toda la gente, ya estoy en mi casa, listo para luchar contra mi deportación”, expresó ilusionado el abuelito Poly.

Prioridades no se cumplen

ICE TOOK APOLINARIO SANCHEZ

A pesar de que en noviembre de 2014 se estableció que las autoridades migratorias darían prioridad en su detenciones y deportaciones a quienes fueran una amenaza para la seguridad nacional y las comunidades, gente como Sánchez Cornejo han seguido bajo el radar de ICE.

“El abuelito no cae en ninguna de las prioridades del ICE, lo cual prueba una vez más que son una agencia deshonesta que ni siquiera sigue sus propios estándares internos”, criticó Olga Tomchin,  abogada de la Red Nacional de Organización de Jornaleros (NDLON).

Declaraciones de ICE

Sin embargo, Virginia Kice, vocera de ICE, indicó que “La base de datos del Departamento de Seguridad Nacional también indica que el Sr. Sánchez tiene una orden de deportación emitida por un juez de inmigración”.

El Sr. Sánchez fue dejado en libertad bajo una orden de supervisión mientras ICE revisa su pedido de un alto a su deportación.

Como el abuelito Poly, todavía corre peligro, su familia, amigos y defensores han colocado una petición en línea para demandar al ICE desechar el trámite de deportación: http://bit.ly/1PuFKyJ