¿Quieres ser un abuelito cool?

El envejecimiento saludable es responsabilidad de cada persona y depende de diversos factores. Una geriatra te dice cuáles son
¿Quieres ser un abuelito cool?
La risa, el buen humor y la buena actitud hacia la vida contribuyen al buen envejecimiento.
Foto: /Shutterstock

Detener el proceso natural del envejecimiento es imposible, pero en nuestras manos está el determinar si queremos o no llegar a ser  unos abuelitos muy cool y saludables.

Y ¿cómo se logra esto?

“Como uno se siente a medida que va envejeciendo depende de muchos factores, que incluyen el historial familiar médico, el estado de salud actual y el estilo de vida que se lleve”, responde la geriatra Romina Rosen, vinculada a Kaiser Permanente en Panorama City. “Pues el envejecimiento saludable es mucho más que mantenerse físicamente sano”.

El sentido de humor, el mantenerse actualizado, el entusiasmo por la vida, así como el cuidar de nuestra salud total: cuerpo, mente y espíritu, también cuentan, explica la galena. “Puesto que si cuidamos bien nuestra salud total se puede atrasar, e incluso prevenir, problemas que suelen venir con la vejez”, detalla.

Buen humor

El estar de buen o mal humor juega un papel importante en la salud en general.

Un buen sentido del humor nos hace ver y sentir más jóvenes; eleva la autoestima y confianza en la persona, elimina los pensamientos negativos, así como la sensación de miedo”, asevera Rosen.  “Además, al sonreír, el cuerpo libera endorfinas y otras hormonas, que reducen el dolor, mejoran el sistema inmune y cardiovascular, así como la respiración y la digestión”.

El buen estado de ánimo también influye directamente en la alimentación ya que, en esta etapa de la vida, enfermedades como la depresión, la soledad y el aislamiento social pueden cambiar el apetito, provocando deficiencias nutricionales que causan algunos problemas de salud.

Siempre al día

El mantenerse actualizado es otro factor que influye en el buen envejecimiento, porque es importante para la salud cognitiva de las personas de la tercera edad”, asegura la geriatra.  “Esto permite mantener el cerebro activo, lo cual ayuda a proteger o mejorar la memoria y la agudeza mental”.

Entre las actividades para mantener el cerebro activo, la galena recomienda: aprender una destreza nueva cada día, de ser posible; leer periódicos, libros y revistas e inscribirse en alguna clase yo ser voluntario.

También  ayuda el conversar con los nietos o los hijos jóvenes de los vecinos, así como los juegos que implican un desafío para la memoria, como los son los rompecabezas, los juegos de mesa y los ejercicios para la memoria.

¡A hacer ejercicio!

Bien se sabe que el ejercicio es parte de un estilo de vida saludable tras ayudar a reducir los riesgos de padecer enfermedades crónicas, como la diabetes y la presión alta.  Además, ayuda a prevenir las fracturas al mantener la flexibilidad de las articulaciones, los tendones y ligamentos, que facilitan el movimiento y disminuye las probabilidades de sufrir caídas.

“El ejercicio contribuye al bienestar mental, al ayudar a controlar el estrés y la ansiedad”, señala Rosen.  “Ayuda a desarrollar resistencia y sentirnos más energéticos.  También ayuda a mantener un peso saludable y a controlar el apetito, ayudándonos a prevenir la obesidad y las complicaciones que vienen con ella”.

La nutrición también es primordial

La nutrición es otro de los factores claves para el saludable proceso de envejecimiento.

Llevar una buena alimentación en la edad avanzada reduce el riesgo de padecer osteoporosis, hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y deficiencias nutricionales”, detalla la galena.  “A pesar de que en esta etapa de la vida los requerimientos calóricos son menores, las personas de la tercera edad deben consumir proteínas de calidad.  Las proteínas apoyan al sistema inmune  y ayudan a prevenir la pérdida de masa muscular”.

Es importante comer también alimentos ricos en vitamina D, ya que varios estudios han asociado la deficiencia de esta vitamina con un declive cognitivo significativo y la demencia. Además esta vitamina ayuda  a mantener la salud de los huesos y músculos.

Chequeos médicos

El mantenerse a raya con el cuidado médico preventivo es también crucial para tener un buen envejecimiento.

“Es importante hablar con el médico sobre las vacunas y los exámenes que hay que hacerse y con qué frecuencia”, acentúa la Dra. Rosen. “Al tener un papel activo en el cuidado de la salud y recibir servicios médicos preventivos, se puede determinar qué pasos hay que tomar para prevenir enfermedades y reducir el riesgo de posibles complicaciones”.

Habla la voz de la experiencia

“El secreto [para ser una persona de la tercera edad muy chida] es simple: reír y rodearse de amor. Esto es lo que he aprendido a través de mi vida, que me puso incluso a luchar contra el cáncer. Pese a ello, yo elegí vivir sin tristezas ni remordimientos. La edad es sólo la edad, el alma es lo que importa. Yo elegí bailar, reír, escuchar música y disfrutar de tener cerca a mis seres queridos”.

Annabella  Molina, 63 años, Nicaraguense

Annabella  Molina, 63 años y natural de Nicaragua
Annabella Molina, 63 años y natural de Nicaragua. /Cortesía