Nacieron en EEUU, pero apuestan por el triunfo del ‘Tri’

Entre alumnos de la universidad Cal State Los Ángeles la balanza se inclina hacia la selección mexicana de futbol, aún entre los nacidos en este país
Nacieron en EEUU, pero apuestan por el triunfo del ‘Tri’
Rolando Chávez y Victoria Pimentel nacieron y se criaron en Los Ángeles, pero orgullosamente portan la camiseta del "Tri".
Foto: Aurelia Ventura / Impremedia/La Opinion

Un mariachi calentaba hoy por la mañana las gargantas para el esperadísimo juego de futbol entre las selecciones de México y Estados Unidos la tarde de este sábado. “De la sierra morena, cielito lindo…”, se escuchaba en una explanada de la universidad Cal State Los Ángeles (CSULA).

En este plantel repleto de hijos de inmigrantes mexicanos una encuesta informal inclina la balanza hacia la selección azteca, aún entre los nacidos en este país y los que crecieron con la cultura estadounidense.

“Porque me gusta más la cultura mexicana”, explica Victoria Pimentel, una estudiante de biología que nació en Los Ángeles hace veinte años.

Estudiantes de Cal State LA esperan con ansias el partido.
Estudiantes de Cal State LA esperan con ansias el partido.

Ella verá el partido en vivo y a todo color. Consiguió un boleto a 135 dólares y asegura que no lo soltaría ni por 500 dólares. “¡Quiero ir al juego!”, dice emocionada.

Su madre es de Michoacán y su padre, de Guanajuato. Desde niña, cuenta, ha visto y disfrutado los partidos de la selección mexicana y así lo seguirá haciendo. “Los tres amigos con los que iré al partido le van a Estados Unidos, pero no me importa, a mí me gusta más México”, insiste.

Otro universitario angelino, Gonzalo Ceja, relata que la afición por el conjunto azteca le nació desde pequeño, cuando gritaba frente a un televisor los goles a favor del “Tri”. Vive en Boyle Heights, uno de los barrios con más inmigrantes mexicanos en esta ciudad. No es difícil saber a quién apoyan allí.

“Unos le van a Estados Unidos y les decimos ‘¿por qué?’, pero cada quien tiene sus preferencias”, dice el alumno de 25 años, quien es fanático de la “velocidad” del delantero Javier “Chicharito” Hernández.

Hijos de inmigrantes mexicanos comparten pasión por ambas selecciones.
Hijos de inmigrantes mexicanos comparten pasión por ambas selecciones.

José Bucio, mediocampista del equipo de futbol de CSULA, responde de inmediato “México” cuando se le pregunta quién ganará este sábado. Aunque él ha vivido 13 de sus 22 años en California, jamás perdió el amor por Las Chivas, equipo que sólo admite jugadores mexicanos, y por el selectivo del vecino país.

“Este país me ha dado muchas oportunidades pero yo le voy a México”, dice.

El portero del equipo de CSULA, Steven Barrera, también pasó su infancia viendo a sus padres emocionados por los triunfos de México en la cancha, pero dice que desde la adolescencia sigue a los estadounidenses porque conoció a jugadores que han sido convocados a selecciones menores.

10/09/15 /LOS ANGELES/Cal State LA students Gonzalo Ceja (left) and Steven Barrera (second left) sheer during a video taping at the campus where they discussed the anticipated upcoming soccer game between Mexico and United States. (Photo by Aurelia Ventura/La Opinion)
Con música mariachi, los aficionados del deporte se preparan para el partido.

Para este sábado él anticipa ser el blanco de un intenso bullying en su casa en Bellflower. “Mi papá me da ‘carrilla’ [bromea pesado] y me dice ‘¿para qué le vas a Estados Unidos?’”, menciona.

Barrera, estudiante de contaduría, cree que el equipo de las barras y las estrellas ganará por la mínima diferencia, con un marcador 1-0. “El futbol en este país se está poniendo mejor cada año, en el Mundial pasaron a la siguiente ronda, lo hicieron bien”, dice.

Algunos alumnos de Cal State Los Ángeles portaban este viernes playeras de la selección mexicana.

Rolando Chávez era uno de ellos. Se volverá a poner la casaca azteca este sábado en el Rose Bowl. Él consiguió uno de los 90 mil boletos en sólo 90 dólares, casi a la mitad del costo de la reventa hoy.

Futbol

Chávez, alumno de la carrera de Ciencias Políticas, ha vivido 13 de sus 21 años en este país, sin embargo su corazón es tricolor cuando hay que elegir un equipo de balompié.

“Siempre ha estado la conexión con México, hay pasión cada vez que meten un gol”, dice.