Restaurante mexicano en Venice enfrenta el desalojo

Un negocio latino se ve obligado a desalojar su sede en Venice
Restaurante mexicano en Venice enfrenta el desalojo
La familia Camarena lucha para que no sean desalojados de su restaurante "La Fiesta Brava" que desde hace 23 años sirve a la comunidad de Venice.
Foto: Suministrada

Cuando la familia Camarena abrió su restaurante en Venice, La Fiesta Brava, hace 23 años, nunca pensaron que tendrían que luchar para evitar que los sacaran del lugar. Ahora enfrentan la posibilidad de una reubicación lejos de sus clientes habituales.

El restaurante ha funcionado siempre en el 4423 de la Avenida Rose y se ha convertido en el lugar favorito de muchos residentes, destaca Jasmin Camarena, quien está al frente del negocio desde la muerte de su padre, Samuel Camarena.

IMG_6765

Pero el año pasado las cosas cambiaron entre la dueña del edificio donde se ubica el comedor, Miriam Zlotolow, y la familia Camarena, ya que Zlotolow firmó un contrato de arrendamiento con dos dueños de varios restaurantes del área por un periodo de treinta años.

Poco después, colocaron un cartel en la fachada del local en donde se especificaba el cambio de propietario. Fue la primera notificación “no oficial” que recibieron los Camarena sobre el cambio de planes con respecto al local.

IMG_6742

Zlotolow le aseguró a los Camarena que no se preocuparan, ya que si la ciudad no aprobaba los permisos, ellos podrían quedarse allí. Sin embargo, los permisos fueron aprobados la semana pasada y ahora deben desalojar el local.

“Estaban jugando con nosotros. Querían el dinero de la renta y nos mantenía diciéndonos que a lo mejor no nos tendríamos que ir si no aprobaban los permisos”, dijo Camarena. Añadió que la mayoría de la gente en la comunidad los apoya. “Si no fuera por ellos, ya nos hubieran desalojado desde febrero”.

IMG_6886

La familia Camarena se encuentra en la búsqueda de un lugar, pero no quieren alejarse del área porque es allí donde tienen la clientela.

“Todos los que vienen aquí se conocen, son amigos. Se siente algo así como casero”, dijo Camarena.

La Opinión trató de comunicarse con Miriam Zlotolow pero no recibió respuesta a los mensajes dejados para ella.