¡La tribu entera!

¡La tribu entera!
Foto: shutterstock

La escuela es esencial para la educación de los seres humanos. Es el lugar donde el niño comienza a relacionarse socialmente, conoce a sus primeros amigos y, por lo general, se inicia en los trajines del amor. Al margen de su objetivo educacional, el colegio juega una función social básica.

Sin embargo, en casa es donde el niño empieza a recibir los valores esenciales que lo acompañarán durante toda su vida. Aún cuando asiste a la escuela, el seno familiar sigue siendo imprescindible para su formación educacional y social, por lo que la relación positiva y funcional entre escuela y hogar es una necesidad permanente, no debe desligarse nunca.

Cuando funciona esta unión, además de sus beneficios educacionales, el estudiante reduce considerablemente el estrés que provocan los deberes escolares y sus dolencias derivadas, entre ellas, dolores de cabeza, cansancio, fatigas musculares y trastornos de la personalidad y del crecimiento.

El hogar enseña a respetar y a ser solidarios, ayuda a elevar la autoestima del niño y del joven, le enseña a decir “hola”, “gracias” y “buenos días”. Además, allí aprende a escuchar consejos y a respetar el punto de vista de los demás.

Si funciona el seno familiar, la escuela, además de instruir cultural y científicamente, ayuda a fijar los preceptos educativos que brotan en el hogar. Un aforismo africano lleno de originalidad y belleza dice:”Para educar a un niño hace falta la tribu entera”. Esa “tribu” la integran profesores, padres y demás familiares. Hoy día, gracias al desarrollo tecnológico, también todos los que trabajamos en los medios de comunicación.

Consecuentes con ese compromiso, queremos aportar nuestro granito de arena a través de Ismael Cala Foundation , una organización sin fines de lucro cuyo objetivo es fomentar el liderazgo y la orientación vocacional en niños y jóvenes de Latinoamérica y en los latinos de Estados Unidos. Nos proponemos que cada persona logre desarrollar al máximo su potencial infinito. No debemos atribuir toda la responsabilidad de la educación a la escuela y a los profesores. ¡Todos formamos parte de esa tribu!

www.IsmaelCala.com