Una diferencia que nunca debió existir

Es inaceptable que las mujeres sigan recibiendo un menor sueldo por hacer el mismo trabajo que hacemos nosotros los hombres
Una diferencia que nunca debió existir
Un grupo de siete mujeres estuvieronen huelga de hambre por un aumento del salario mínimo. /Aurelia Ventura

California sigue adelante, liderando un país que día a día se parece más al país que deje atrás. La situación económica en los Estados Unidos poco a poco se parece más a la de México.

En México y ahora también en este país el dinero se concentra en unas cuantas manos mientras que al resto se nos dificulta vivir día con día.

Hay tantas diferencias e injusticias en estos países y en el mundo en general que es refrescante ver que nuestro Gobernador Jerry Brown sigue adelante firmando leyes controversiales pero muy necesarias.

Una de esas leyes más recientes, la SB 358, busca desaparecer una diferencia que nunca debió existir.

La diferencia en el sueldo entre hombres y mujeres. Esta ley busca que a ambos sexos se les pague igual en base a su trabajo y experiencia no simplemente en base a su género.

Personalmente yo siempre he pensado que las mujeres trabajan más duro que nosotros los hombres. Es por eso que me parece inaceptable que a estas alturas las mujeres sigan recibiendo un menor sueldo por hacer el mismo trabajo que hacemos nosotros los hombres. El mismo pago por el mismo trabajo es lo justo.

El sueldo que una persona recibe debería de ser en base al trabajo realizado no al sexo de la persona que lo realiza.

Me parece que hay mucho camino por recorrer hacia la justicia y me alegra ver que sea nuestro estado de California el que encabeza el cambio.

Esta ley debería ser bien recibida por todos en lugar de ser controversial. Espero que el resto del país esté poniendo atención a todos los cambios positivos que se están llevando acabo aquí en California.

Me da tristeza escuchar hombres que aún creen que la mujer es el sexo débil y por lo tanto deben ganar menos y ser sumisas. Esas ideas anticuadas nunca debieron ser inculcadas en nosotros. Lo más importante es el respeto y apoyo mutuo en la pareja así que hombres en particular debemos celebrar esta nueva ley.

Día a día debemos impulsar nuevas propuestas que busquen justicia y equidad para todos los miembros de la sociedad.

Hombre o mujer, ciudadano o indocumentado, local o inmigrante todos buscamos y merecemos un trato justo. Así que en esta ocasión los invito a celebrar a nuestras bellas mujeres por una ley que las acerca un poco más a la justicia.