California debe prepararse para DACA y DAPA

La actual demora es sólo temporaria por eso California debe prepararse ahora para la eventual implementación de los programas

Guía de Regalos

California debe prepararse para DACA y DAPA
Carolina Gallegos, quien se ha beneficiado con DACA, muestra su apoyo por los alivios migratorios.

El futuro de millones de californianos depende de la decisión de sólo tres personas. Millones de personas están en un limbo legal mientras un panel de tres jueces del Tribunal Federal de Apelaciones del Quinto Circuito decide si la orden ejecutiva del presidente Barack Obama será implementada finalmente, permitiéndoles a los inmigrantes indocumentados salir de las sombras y adquirir estatus legal para ser miembros responsables y comprometidos de las comunidades de California.

Si bien la espera es angustiante, el caso del tribunal representa sólo un obstáculo temporario para la orden del Presidente, que amplió un programa de Acción Diferida por Arribo en la Infancia (DACA) y creó una nueva iniciativa, la Acción Diferida para Padres de Estadounidenses y Residentes Permanentes Legales (DAPA).

Porque esta demora es sólo temporaria, es importante que California empiece a prepararse ahora para la eventual implementación de los programas de acción diferida. DACA y DAPA ofrecen tres beneficios claros a los niños californianos y sus padres: protección contra deportaciones, posibilidad de adquirir permisos de trabajo y acceso de servicios económicos de salud.

Recientemente celebramos el tercer aniversario del programa original de DACA, el cual no está afectado por la orden. Una encuesta nacional de beneficiarios de DACA muestra el impacto positivo que el programa está teniendo no sólo entre los participantes individuales, sino en el país en general.

Otorgarles acción diferida a los inmigrantes indocumentados, acumulativamente aumentará el PIB de la nación en $230 mil millones en los próximos 10 años y aumenta el ingreso estadounidense en $124 mil millones más.

La expansión de la acción diferida tiene un enorme impacto positivo para California, hablando económica y culturalmente.

El estado tiene más de 1.3 millones de solicitantes potenciales de acción diferida, de los cuales más de 400,000 fueron traídos aquí de niños. Los estudios han mostrado que el programa DACA ha ayudado significativamente a que los beneficiarios de la acción diferida participen en la fuerza laboral y ganen más dinero.

Estos mejores salarios  resultan en el crecimiento económico y más ingresos de impuestos. Los californianos indocumentados contribuyeron $3.2 mil millones en impuestos en el 2012.

El gobernador Jerry Brown ya aprobó un presupuesto asignando $15 millones a la expansión de comunicación y educación comunitaria, así como la asistencia legal sin fines de lucro para solicitantes potenciales de DAPA/DACA y otros inmigrantes de California. Esta primera inversión en la estabilidad, seguridad y prosperidad de nuestros vecinos inmigrantes –y de California—es un paso en la dirección correcta. Todavía nos falta mucho más.

Este empuje inicial debería llevarnos a una mayor inversión en California, en la cuál el gobierno estatal y los gobiernos locales, mas las organizaciones privadas y sin fines de lucro, se unan para apoyar a los californianos que anhelan salir de las sombras y escapar de la constante amenaza de una deportación.

Aquellos que reciban el estatus de acción diferida también podrían calificar para Medi-Cal, según sus ingresos.

Es mucho más económico prevenir una enfermedad que tratarla una vez que ha alcanzado un estado crítico. Sin acceso a la cobertura de salud, muchos sufren o incluso mueren de enfermedades que se pueden prevenir y controlar. Las comunidades y la economía de California son más fuertes cuando todos tienen acceso a servicios de salud. Debemos invertir en comunicación, educación y asistencia legal para proteger la salud general del estado.

Entonces no esperemos a la decisión del tribunal para empezar a construir una infraestructura fuerte de reforma inmigratoria para los californianos. El momento es éste, y no nos podemos dar el lujo de no hacer esta inversión.