Ausentismo escolar, una crisis sin solución en California

La Procuraduría Estatal señala que 230,000 estudiantes de primaria faltaron a un 10 por ciento de las clases durante el año escolar 2014-15
Ausentismo escolar, una crisis sin solución en California

La inasistencia a clases sigue siendo una crisis en California. En su tercer informe anual denominado In School + On Track, la Procuraduría Estatal señala que 230,000 estudiantes de primaria faltaron a un 10 por ciento de las clases durante el año escolar 2014-15. Esto se considera como “inasistencia escolar crónica”.

Aunado a esto, el Departamento de Educación reporta que en el año 2013-14, el porcentaje de inasistencias escolares fue un 31.14 por ciento, un aumento al compararlo con el 28.3 por ciento, que se reporto en el año 2012-13.

Este fenómeno, conocido en inglés como truancy,  se observa en forma más alarmante entre los estudiantes de kindergarten, quienes, de acuerdo con la procuradora estatal, Kamala Harris, alcanzan el 15 por ciento de inasistencia escolar crónica en todo el estado.

“Las cifras han mostrado que si los estudiantes en kindergarten comienzan a faltar a clases, comenzarán el primer grado con un déficit”, dijo Harris. “Si al final de tercer grado, un estudiante no está leyendo al nivel de ese grado, literalmente dejarán la escuela”, añadió.

Kamala Harris hizo la petición para la extensión en marzo, luego que un abogado de Orange emitió la propuesta controversial contra la vida de gays.
Un reporte de la Procuraduría Estatal señala que 230,000 estudiantes de primaria faltaron a un 10 por ciento de las clases durante el año escolar 2014-15.

El hijo de Edubiges Montes, una madre de familia de Los Ángeles, es un ejemplo de lo que puede ocurrir. Su hijo de 17 años no se pudo graduar este año debido a las inasistencias.

“Es por pura flojera que no quiere ir”, dijo Montes.  “Yo no quiero que se quede solo con la High School, quiero que siga estudiando”, añadió.

Para su suerte, con la intervención de especialistas del Distrito Escolar Unificado de Los Ángeles (LAUSD), el joven podrá continuar sus estudios y pueda graduarse posteriormente.

La procuradora estatal señala en su informe que uno de los factores que influyen en el ausentismo escolar es el nivel socioeconómico de las familias. El 75 por ciento de los estudiantes de primaria con ausentismo crónico escolar 2014-15 provenían de hogares de bajos ingresos económicos.

“No es cuestión de cultura sino es algo que está literalmente la falta de recursos económicos que enfrentan las familias y su habilidad de lograr que los niños asistan a la escuela todos los días”, dijo Harris. “El estatus económico de las familias está relacionado directamente con los problemas que vemos con respecto a la asistencia [escolar]”.

Ayuda a tiempo

Rogelio Sanchez tuvo serios problemas de ausentismo escolar.  Sus inasistencias en secundaria y preparatoria lo condujeron a dejar los estudios, en el doceavo grado, cuando solo le faltaba una materia para graduarse. Sin embargo, gracias al Proyecto Diploma, del LAUSD, pudo finalmente graduarse.

“Cuando llegué al octavo grado me rebelé y comencé a faltar a la escuela y empecé en malos pasos”, dijo Sánchez. “Estuve sin ir a la escuela por dos años pero después entré a un programa de recuperación de estudiantes y fue cuando me pude tener mi diploma de la high school”, añadió el joven.

El joven asegura que aprendió su lección y ahora estudia para ser caricaturista.

Rogelio Sanchez fue "rescatado" y logro graduarse de Preparatoria.  /Aurelia Ventura
Rogelio Sanchez tuvo serios problemas de ausentismo escolar pero logro graduarse de Preparatoria. /Aurelia Ventura

Los Angeles mejora

En el LAUSD el índice de ausentismo escolar crónico para el año 2013-14 fue de 13.5 por ciento de una población de 580,601 estudiantes. Esta cifra se ha reducido con respecto al año anterior, ya que en el año escolar 2012-13, la tasa de ausentismo escolar crónico fue de 14.91 para una población estudiantil de  595,332.  

Cuando un estudiante ha perdido un día de clases o ha llegado tarde, los padres de estudiantes del LAUSD reciben dos llamadas telefónicas automáticas en donde se les informa sobre el mismo.

Cuando sus ausencias se han vuelto crónicas, tratan de establecer un plan de acción para ayudar a los estudiantes a vencer los obstáculos que los mantienen alejados de la escuela. Se envían cartas y se programan reuniones para informarles del caso.

“Nuestra meta es identificar a aquellos estudiantes ‘lo más pronto posible’, tratar de ponernos en contacto con los padres lo más pronto posible para identificar las barreras que les impiden venir a la escuela”, dijo Alicia Garoupa, subdirectora de Servicios Estudiantiles del LAUSD.

Si las ausencias continúan, se remite a los padres a la Junta Escolar de Revisión de Asistencia para llegar a un acuerdo, mediante contrato con los padres, para abordar el problema, ya sea con ayuda de programas o remitiéndolos a terapia familiar, entre otros recursos. 

Si no se obtienen resultados, se envía su caso a la oficina del Fiscal de Distrito del condado o la ciudad, dependiendo de la decisión de la junta.

En cifras

Durante el año escolar 2013-14, la tasa de ausentismo escolar en el condado de Los Ángeles fue de 32.75 por ciento, para una población estudiantil de 1,552,704, en comparación con la tasa estatal 31.14 por ciento para  una población 6,236,672 estudiantes.  

Durante el año escolar 2012-13, la tasa de ausentismo escolar en el condado de Los Ángeles fue de 34.2, para una población estudiantil de 1,578,215, en comparación con la tasa estatal de 28.5 por ciento para una población de 6,220,993 estudiantes.  

* Primero de cuatro entregas sobre el ausentismo escolar en California