Demócratas se ahorran insultos, discuten temas substanciales (VIDEO)

Economía, educación, inmigración, el futuro de la clase media. Los demócratas tuvieron un debate civilizado en el que se marcaron diferencias sin ataques personales.
Demócratas se ahorran insultos, discuten temas substanciales (VIDEO)
Los precandidatos demócratas debatieron hoy en Las Vegas.

Las Vegas, NV – Cinco precandidatos demócratas a la presidencia debatieron esta noche sobre sus propuestas para aumentar el salario mínimo, ofrecer permiso con paga a las nuevas madres, reformar a los grandes bancos y reducir el costo de la educación superior, en un debate marcado por una discusión sobre los temas y no los ataques personales.

Hillary Clinton y Bernie Sanders, los dos precandidatos con mejor figuración en las encuestas, debatieron directamente sobre diferencias en varios temas, pero el ataque masivo contra Clinton de parte de los otros candidatos que algunos analistas habían anticipado no se materializó.

Otros tres candidatos, menos conocidos, buscaron su oportunidad de presentarse a la audiencia nacional. Martin O´Malley, exgobernador de Maryland buscó destacarse como un defensor de la inmigración, mientras que Jim Webb enfatizó su servicio como líder militar y Lincoln Chaffee se refirió varias veces a sus “principios éticos”.

Clinton y Sanders : discusión sobre el capitalismo

El popular precandidato progresista Bernie Sanders y la ex secretaria de estado Hillary Clinton debatieron sobre el sistema económico estadounidense y sobre cómo hacerlo más “justo” para la clase media y todos los estadounidenses

Sanders se autoidentifica como “socialista”, lo que generó la pregunta del moderador Anderson Cooper: “¿Puede Estados Unidos elegir a un socialista?”.

“Si, porque primero les explicaremos lo que es el socialismo democrático”, dijo Sanders, cuyo mensaje de campaña gira en torno a la amenaza económica contra la clase media y la corrupción del sistema político de campaña y la acumulación de riquezas en el 1% de la población.  Sanders se refirió al socialismo democrático de países europeos como Dinamarca y Noruega como un posible modelo.

Hillary Clinton correspondió definiéndose como una “progresista, pero a la cual le gusta lograr resultados”.

“No somos Dinamarca, pero sí es verdad que debemos salvar al capitalismo de los excesos y de sí mismo”, dijo la candidata.

Sanders apoyó la idea de crear trabajos reconstruyendo la infraestructura del país y aumentando el salario mínimo a 15 dólares por hora. Sanders también propone que la educación superior, en colegio y universidad, sea completamente gratisClinton no está de acuerdo con esto último y ha propuesto un “acuerdo” para abaratar el costo de la educación superior pero indicó que “los estudiantes deberían trabajar unas 10 horas a la semana”.

Inmigración y las diferencias

El tema de inmigración no salió a colación durante la primera parte del debate. Le tocó al periodista de CNN en español Juan Carlos López esperar pacientemente su turno para sacarlo a relucir.

Mientras todos los precandidatos demócratas apoyan una reforma migratoria, Lopez confrontó al senador Bernie Sanders con su decisión de votar, en 2007, contra el proyecto de reforma migratoria McCain Kennedy.

“Voté en contra porque incluía un programa de trabajadores huéspedes que organizaciones como el Southern Poverty Law Center calificaron de “semiesclavitud. No fui el único progresista que votó en contra”, dijo Sanders.

Clinton y O´Malley estuvieron en desacuerdo respecto a permitir que los indocumentados sean cubiertos por la ley de salud Obamacare. O´Malley propone que estos reciban subsidios para comprar seguro como los residentes y estadounidenses, mientras que Hillary apoya que se les permita comprar seguro privado en los mercados pero no los subsidios.

“Creo que esta discusión revela la vieja forma de pensar sobre los inmigrantes”, dijo O´Malley, quien pasó el Dream Act en su estado cuando era gobernador de Maryland. “Los inmigrantes benefician mucho a nuestro país y debemos actuar en consecuencia”.

Los precandidatos pasaron un rato discutiendo lo que se puede hacer para evitar que se repita una crisis como la que ocurrió en 2007 y prevenir que los grandes bancos tomen medidas que lleven a esto.

Clinton estuvo bajo ataque por varios de los otros precandidatos, debido a que se opone a restablecer la ley Glass Seagal que impedía el excesivo crecimiento y desregulación de los bancos.  La precandidata indicó que su plan “es más duro” porque permitiría que “algunos culpables de excesos vayan a la cárcel”.

?>