Hillary llega a Las Vegas a regañar a Trump y republicanos contraatacan

La precandidata ataca a Trump: "no es divertido insultar a los inmigrantes y las mujeres". Los republicanos contestan diciendo que Hillary tiene "poca verguenza".
Hillary llega a Las Vegas a regañar a Trump y republicanos contraatacan
Hillary Clinton durante su breve e inesperada aparición en una protesta sindical frente al Hotel Trump en Las Vegas, el día antes al primer debate demócrata

Las Vegas, NV -Los candidatos demócratas están aquí para debatirse unos a otros pero lo primero que la ex secretaria de estado Hillary Clinton hizo al llegar anoche a Las Vegas fue dirigirse al Trump International Hotel en la zona del “Strip” , para acompañar a trabajadores del Sindicato de Trabajadores Culinarios y darle una buena regañada al magnate y precandidato republicano.

“Hay quienes piensan que Trump es divertido. Pero yo no veo nada entretenido en insultar a los inmigrantes o a las mujeres”, dijo Clinton. “Estoy aquí no solo en solidaridad con ustedes sino para darle un mensaje al Sr. Trump: si uno va a ser candidato a presidente, hay que representar a todo el que vive en Estados Unidos”.

En el debate de esta noche, en el que se encontrarán cinco demócratas que aspiran a la nominación presidencial de ese partido, no sólo “ganará” quien logre destacarse por sus ideas o su estilo, sino que también debe demostrar que es capaz de ganar en las elecciones generales del año que viene. Por el momento, Trump parece ser el candidato favorito de los republicanos.

Clinton se enfoca en republicanos

Clinton, quien encabeza las encuestas nacionales y las de varios otros estados importantes, incluyendo Nevada (aunque Bernie Sanders le da la pelea en New Hampshire, sede de la primera votación primaria tras las “caucus” de Iowa) tendría que usar el debate para mantener y ampliar su ventaja. Según los expertos, lo más probable es que su enfoque esté en diferenciarse de los republicanos más que de los otros demócratas.

Para el resto, sin embargo, la pelea es diferente. Bernie Sanders, quien tiene una base de apoyo sólida en la progresía del partido, debe articular por qué alguien relativamente poco conocido por los grupos de votantes emergentes (latinos, por ejemplo), puede ser exitoso en la lucha electoral y además, ofrecer razones que lo diferencien de Clinton.

Los otros tres candidatos, Martin O´Malley, Jim Webb y Lincoln Chafee esperan su “momento Fiorina”, algo que los haga destacarse y llamar la atención, para subir en las encuestas, en las que van bastante por detrás de Clinton y Sanders.

El Comité Nacional Demócrata difundió un comunicado hoy por la mañana señalando que “la gran diferencia entre los republicanos y los demócratas es que los demócratas no tenemos a Donald Trump, no hay “mesa infantil” ni hay insultos”, reza el documento.

“Nosotros tendremos un debate substancial, sobre los retos que confrontan la clase media y todos los estadounidenses”.

Trump y Republicanos atacan

Los republicanos también piensan que Hillary Clinton es la precandidata a la que tienen que derrotar. Un memorando del “estratega en jefe” del Comité Nacional Republicano, Sean Spicer, enviado a los medios esta mañana dice que la precandidata muestra “poca vergüenza” al cambiar sus posturas en los temas para “acercarse a la izquierda”.

“Clinton sabe lo que está en juego. Se ha dedicado metódicamente a mover sus posturas, desde el Acuerdo de Comercio Transpacífico hasta inmigración, para ser más aceptable a los votantes de la extrema izquierda”, señala el memo.

El mismo memo también condena a los otros cuatro candidatos, por si acaso. A Bernie Sanders le llaman “un socialista de 73 años”, a Martin O´Malley, un gobernador “fallido” de Maryland a quien nadie puede identificar en un cuarto vacío, a Lincoln Chafee, “otro gobernador fallido”, a  Jim Webb, “se rumora que es candidato a la presidencia”.

Con respecto a Trump, el precandidato dijo que “todo el mundo se dormirá en el debate demócrata”. ¿La razón? “No está Trump”, dijo.