Perder peso, nueva tendencia entre adolescentes latinos

Un nuevo estudio de Kaiser Permanente encontró que se redujo la prevalencia de sobrepeso en un 2.2% y de obesidad en 1.6 %.

Frank Monterrosa, de 17 años, paró de comer hamburguesas como “snacks” por las tardes y ahora continúa con su rutina de jugando tres horas diarias de fútbol americano en su escuela St. Genovieve High School, en Paromama City. Desde julio ha logrado bajar 10 libras.

Este adolescente era parte de las estadísticas que indican que uno de cada tres menores de edad están gordos. Pero ahora forma parte de otra estadística que señala que la tasa de obesidad infantil está disminuyendo de forma estable a través de todos los grupos sociales y demográficos.

Un nuevo estudio de Kaiser Permanente encontró que se redujo la prevalencia de sobrepeso en un 2.2% y de obesidad en 1.6 %. Este cambio corresponde a una reducción relativa de 6.1%  en adolescentes con sobrepeso y 8.4% en adolescentes obesos.

La reducción es consistente entre todos los grupos y significativa incluso entre adolescentes latinos. Sin embargo, fue menos marcada entre adolescentes de 12-19 años, en niñas versus varones, así como en niños hispanos y afroamericanos, en comparación a niños blancos no-hispanos.

Recientemente autoridades en Los Ángeles lanzaron una campaña para que los niños consuman más agua y menos sodas. /Ciro Cesar
Recientemente autoridades en Los Ángeles lanzaron una campaña para que los niños consuman más agua y menos sodas. /Ciro Cesar

¿Por qué hay menos gordos?

La Dra. Melissa Ruíz, especialista en Medicina Comunitaria de Kaiser Permanente, adjudica esta nueva tendencia a los diferentes programas de nutrición y actividad físicas en las escuelas, así como las recomendaciones que hacen los pediatras a los padres de familia cuando el menor de edad tiene sobrepeso o está obeso.

“Hemos visto muchos esfuerzos de muchos lados, tanto en las escuelas como en los hogares. Lo que hemos visto es que la actitud de los padres ha cambiado y que ahora aceptan que es importante hablar del sobrepeso y que tenemos que cambiar cómo estamos comiendo y haciendo ejercicio”, dijo la Dra. Ruíz, quien atiende mayoritariamente a hispanos.

La Dra. Ruíz les dice a los padres que no deje que la abuela les meta idea en la cabeza de que el niño o la niña están muy flaca.

“Un peso saludable no es ser gordito”, subrayó la experta. Los niños con sobrepeso tienen más probabilidad de padecer de prediabetes e hipertensión.

Los menores de edad que son identificados con sobrepeso u obesos que son miembros de Kaiser Permanente son inscritos en un programa que les enseña a comer y los insta a estar más activos físicamente.

Otros hospitales como White Memorial, en Boyle Heights, y la red de hospitales públicas del Condado de Los Angeles también ofrecen programas enfocados en pérdida de peso.