Ante falta de reformas, acusan a ICE de ser “cómplice” de abusos en centros de detención

ICE enumera medidas desde 2009 para mejorar inspecciones en cárceles para inmigrantes
Ante falta de reformas, acusan a ICE de ser “cómplice” de abusos en centros de detención
Foto: Alonso Yáñez/La Opinion

Washington.- Al no reformar su deficiente sistema de inspecciones, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) es “cómplice” de los continuos abusos en los centros de detención que albergan a más de 400,000 indocumentados al año, según un informe divulgado este miércoles por grupos proinmigrantes.

En base a documentos internos de ICE, obtenidos mediante una orden judicial, el informe describe el débil proceso de inspecciones en 105 de los principales centros de detención en EEUU, particularmente en Arizona, Alabama, Florida, Georgia, Illinois y Texas.

El documento reafirma las denuncias que han hecho a través de los años los grupos proinmigrantes: que los centros de detención no son seguros, tienen abusos sistémicos, y con demasiada frecuencia violan sus propias normas de detención básicas.

Las normas respecto a los derechos humanos, dentro del régimen de inspecciones, son “débiles y obsoletas”, no responden a las continuas denuncias de abusos, y dejan en claro que ICE no puede “vigilarse a sí misma” para mejorar las condiciones.

Claudia Valenzuela, directora de asuntos de detenidos del Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), afirmó que el gobierno mantuvo ocultos los informes de las inspecciones porque, en vez de las reformas prometidas, la Administración Obama mantiene en pie un sistema que permite a los contratistas pasar esas inspecciones y seguir recibiendo “miles de millones de dólares” de los contribuyentes, incluso en cárceles con graves abusos de derechos humanos.

El documento hace una serie de recomendaciones para mejorar el regimen de inspecciones y las condiciones en las cárceles para inmigrantes, y pide que ICE cancele contratos en un plazo de 60 días en las instalaciones que no cumplan con las normas o protejan debidamente los derechos humanos de los detenidos.

El informe, el segundo de una serie de tres, fue elaborado conjuntamente por la coalición “Detention Watch Network” (DWN), y NIJC, que abogan por un trato digno para los inmigrantes.

Deficiencias y falta de transparencia

La Administración Obama aún no ha cumplido su promesa de 2009 reformar el sistema de detenciones que, en vez de mejorar, sigue tan opaco como deficiente al identificar y resolver las condiciones de los inmigrantes detenidos, denunció el documento que analizó las inspecciones entre 2007 y 2012.

Los inspectores hacen sus revisiones de forma “superficial”, preocupados más por que los condados y las empresas de cárceles privadas “sigan recibiendo fondos del gobierno”, aseguró.

Eso garantiza que las condiciones no mejoren para los más de 400,000 inmigrantes indocumentados que pasan a la custodia de ICE cada año antes de que se resuelvan sus casos.

En los seis centros analizados, que ya tenían un historial de abusos a los derechos humanos, todo apunta a que, en algunos casos, las inspecciones ayudaron a “ocultar” los severos problemas que afrontaban allí los inmigrantes y la incapacidad de ICE de velar por sus derechos.

¿Dónde están las reformas?

El problema, según destacó el informe de 34 páginas, es que fundamentalmente poco ha cambiado desde que en 2007 el Congreso exigió que ICE mejorara la calidad y frecuencia de las inspecciones en los centros de detención, incluyendo los administrados por contratistas privados.

De hecho, una ley presupuestaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) del año fiscal 2009 prohibió rotundamente el uso de fondos federales en instalaciones que no registraran mejoras después de obtener dos inspecciones deficientes consecutivas.

Respuesta de ICE

Consultada por este diario, una portavoz de ICE, Dani Bennett, aseguró que la agencia revisará el informe pero permanece “comprometida” con sus esfuerzos para que todos los detenidos bajo su custodia sean tratados “de forma segura y humana, y tengan acceso a un abogado, visitas, recreación, y cuidado médico, de salud mental y oral de calidad”.

Otro funcionario de ICE recordó que en 2009, la agencia lanzó un esfuerzo por mejorar la supervisión en los centros de detención, incluyendo la creación de una oficina que investiga abusos y realiza auditorías independientes en las instalaciones, y una unidad de más de 40 inspectores federales para corregir problemas.

Además, ICE ha centralizado el proceso de contratos en los centros de detención de manera que sean “más uniformes” y expliquen las sanciones a empresas que no cumplan con las normas.