Grupos pro inmigrantes acusan a tribunales de politización

A once meses de anunciarse DAPA y DACA, las familias siguen esperando y temen que si el Quinto Circuito no actúa antes del 1 de noviembre, el próximo presidente tendría las manos atadas para actuar en inmigración. Temen que no hay objetividad en el caso.
Grupos pro inmigrantes acusan a tribunales de politización
El edificio del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito en Nueva Orlean es donde se debate la demanda republicana contra DAPA y DACA

Si los tribunales de apelaciones no actúan antes del 1 de noviembre sobre el caso pendiente de acción diferida para indocumentados, los activistas temen que el próximo presidente después de Obama llegue a la Casa Blanca con las manos atadas, sin poder ejecutivo para actuar en temas migratorios.

La presión de los activistas ha ido aumentando en las últimas semanas, con ayunos, protestas y presión pública para que el Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito en New Orleans de una decisión sobre el caso que detuvo la implementación de los programas.

Esta semana hizo once meses que el presidente Barack Obama anunció los programas de acción diferida para padres de ciudadanos (DAPA) y residentes y la expansión de DACA para jóvenes indocumentados que no calificaron con el programa del 2012.

Según expertos legales, si el tribunal no actúa en la apelación que llevan deliberando más de 60 días –la audiencia fue en julio- ya no habrá tiempo para que el caso llegue a la Corte Suprema en 2016 y se decida antes que el actual presidente deje la casa blanca.

“Creemos que si ese es el caso, que la Corte Suprema no decida DACA o DAPA antes del fin de la presidencia de Obama, esto afectará el poder de su sucesor en temas de acción ejecutiva”, dijo Debbie Smith, abogada y experta legal del Sindicato Internacional de Empleados de Servicio (SEIU).

La SEIU difundió unos videos informativos al respecto y pidió a la comunidad compartirlos con familiares y amigos para informarlos sobre el caso pendiente de DAPA y DACA y las consecuencias de la espera. Pidieron que se haga presión pública exigiendo al Quinto Circuito de Apelaciones que actúe.

¿Ley o política?

Los grupos pro inmigrantes han acusado a los tribunales de politizar la decisión.

“La estrategia de republicanos anti inmigrantes, ayudados por una corte conservadora parece la de intencionalmente bloquear estos programas para seguir separando miles de familias cada días”, dijo Sulma Arias, de la organización FIRM, que está patrocinando ayuno de familias y activistas en protesta.

Los expertos argumentan que los tribunales actúan independientemente de la política y de los partidos, pero esto no convence a los activistas, ya que la demanda para detener a DAPA y DACA fue presentada por gobernadores republicanos en una corte de Texas y para terminar en el Quinto Circuito, el más conservador del país.

“Yo no creo que el Tribunal del Quinto Circuito de Apelaciones esté coordinando con los republicanos, aunque es difícil saber lo que piensan los jueces individuales  y cuál es su intención”, dijo en entrevista Thomas Sáenz, presidente de MALDEF y abogado.

Los tribunales federales no tienen fecha límite para actuar, a diferencia de los estatales, agregó Sáenz.

“Lo que sí está claro es que si el caso continúa hasta que cambien el presidente, el nuevo mandatario no podrá actuar sobre estos programas y es posible que se abstenga de hacer otras medidas relacionadas a inmigración por temor a las demandas y a la controversia”, dijo el experto.