‘Cuando sea grande, quiero ser jugadora de fútbol’

Los deportes contribuyen al empoderamiento de las niñas latinas
‘Cuando sea grande, quiero ser jugadora de fútbol’
Las niñas que practican un deporte tienen mayor autoestima y confianza en sí mismas.
Foto: Cortesía Nvision

Todos hemos oído hablar de los incontables beneficios del deporte, desde los aspectos más obvios, como la salud física, mental y emocional de quién lo practica, hasta beneficios en la autoestima, la habilidad de trabajar en equipo en busca de un gol común, y la reducción del estrés, entre muchos otros.

Incontables estudios coinciden en que las niñas que practican un deporte obtienen mejores calificaciones en la escuela y tienen más confianza en sí mismas. Y sin embargo, los deportes de mujeres no son una prioridad para muchas familias latinas, resultado de presiones sociales y culturales. La falta de tiempo y dinero para actividades extracurriculares es otro obstáculo que encuentran las familias hispanas para introducir el deporte a sus hijas.

“En la cultura latina, generalmente es más común que las niñas ayuden con las tareas de la casa, o a cuidar a sus hermanitos, y esto les deja menos tiempo para practicar deportes”, notó David Pérez, vocero de Nvision, un programa de Woodcraft Rangers (www.woodcraftrangers.org) para después del horario escolar. Los diferentes clubes del programa les abren las puertas del deporte a niñas, que de otro modo, no tendrían acceso a él.

A Daisy Moreno, de 13 años de edad, siempre le gustó el fútbol. De pequeña, disfrutaba viendo partidos con su papá y acompañándolo a las prácticas. Pero no fue hasta 5to grado, que comenzó a jugar, gracias al programa Nvision para después de la campana escolar, de la escuela media Nimitz, de Huntington Park, California.

Daisy dijo que, entre otras ventajas, desde que había empezado a jugar fútbol  había hecho muchos amigos.

“Ahora conozco a casi todos en la escuela”, comentó. “Me siento más segura de mí misma, con más energía, y sobre todas las cosas, es muy divertido. Cuando sea grande, quiero ser jugadora de fútbol”, agregó.

“Daisy es una de nuestras mejores alumnas”, indicó César Aviña, supervisor de clubes de Nimitz. Aviña contó que más de una vez sus padres iban a recogerla, y la niña quería quedarse en la escuela.

“Es que realmente me encantan las prácticas y también poder jugar con mi papá”, agregó Daisy entusiasmada.

“Los efectos positivos del deporte están ayudando a introducir el atletismo a más niñas latinas”, señala Laura La Bella en su libro Women and Sports . La autora también menciona que el deporte no sólo las ayuda a prevenir la obesidad y a tomar decisiones más sanas, sino que indirectamente tiene un efecto positivo en la prevención de embarazos adolescentes y de deserción escolar.