Melania Trump sería la primera “supermodelo” en la Casa Blanca

La esposa de Donald Trump es una inmigrante de Eslovenia que vino a Estados Unidos como modelo y se casó con el magnate en 2005. La campaña de su esposo la ha mantenido al margen de la campaña hasta ahora
Melania Trump sería la primera “supermodelo” en la Casa Blanca
Las grabaciones realizadas por Howard Stern dan cuenta de varias intimidades del hoy presidente
Foto: MelaniaTrump.com

Si su esposo Donald Trump termina por ganar la nominación republicana y la presidencia el año que viene, Melania Trump sería apenas la segunda primera dama inmigrante en la historia de Estados Unidos, pero sin duda sería la primera “supermodelo” en llegar a la Casa Blanca.

Melania Knauss, ahora Trump, de 45 años, es la tercera esposa del magnate y precandidato republicano a la presidencia, quien actualmente tiene 69 años. Ambos tienen un hijo de nueve años de edad que se llama Barron.

Los tres viven en Nueva York en un condominio del piso 66 de la Torre Trump. La página de Facebook de la exmodelo revela poco de su vida y se abstiene de comentarios políticos, pero ha compartido fotos de su glamorosa residencia, su comida, flores y alguna que otra referencia a un evento de caridad.

Sin embargo, el silencio de Melania Trump ha sido casi absoluto desde que su esposo lanzó su candidatura. Su último comentario ocurrió el 4 de julio (¡Feliz día de la independencia!), con la foto de una bandera estadounidense.

En la campaña de su esposo, que comenzó a mediados de junio, solamente se ha visto a su esposa dos veces en público, el día que anunció y acompañándolo al primer debate en Columbus, Ohio, el 6 de Agosto.

Mientras es normal en la historia reciente del país que las cónyugues de los precandidatos presidenciales (capítulo aparte merece el potencial primer caballero Bill Clinton), aparezcan en algunos eventos y hagan campaña por los candidatos, este no ha sido el caso de Melania.

Ha sido la hija de Trump, Ivanka, de su primer matrimonio con otra inmigrante (la checoeslovaca Ivana) la que ha hablado por su padre, la que lo presentó el día que lanzó su candidatura y la que dio una reciente entrevista a CNN. La campaña del magnate ha rechazado todas las solicitudes de entrevista con su esposa hasta ahora.

De su esposa, Trump dijo recientemente que “sería una primera dama muy hermosa, y muy buena, porque tiene un gran corazón”. Algunas revistas la han comparado con Jackie Kennedy, la glamorosa esposa del presidente John F. Kennedy, por su belleza y elegancia.

Pero Melania también podría ser controversial para los gustos del partido republicano, donde su esposo está intentando formar una imagen conservadora no sólo en lo económico sino en lo social.

El sitio web de Melania Trump contiene fotos muy sexy de la mujer y un perfil del NY Times realizado hace unos meses señala que en el año 2000, antes de casarse con Donald Trump, Melania posó desnuda para una revista británica.

¿Una primera dama tradicional?

La esposa de Trump es originaria de Eslovenia, un país de Europa central formado en 1991 tras independizarse de Yugoeslavia.  Según la biografía de su página web, Melania Knauss comenzó a modelar a los 16 años y comenzó una exitosa carrera, viajando a París y Milán.

Knauss también estudió una carrera: diseño y arquitectura, en la Universidad de Eslovenia pero aparentemente nunca la ejerció. En 2010 comenzó su línea de joyería y luego de productos de belleza que vende a través de QVC a precios relativamente accesibles para mujeres.

Se mudó a Nueva York en 1996 y conoció a Trump en 1998 en una fiesta. Se casaron en enero de 2005, en una gran fiesta a la cual asistieron muchas luminarias y grandes nombres del país, incluyendo Bill y Hillary Clinton. Un hecho que Trump hizo notar en el primer debate presidencial republicano el pasado agosto.

trump y clinton

Catherine Allgor, historiadora y experta en primeras damas y directora de programas de educación de la Biblioteca Huntington en Pasadena, cree que Melania Trump sería, de alguna manera, una primera dama “tradicionalista en cuanto al rol de la mujer en política”.

“El rol tradicional de la primera dama es el de la figura carismática que lleva mensajes sicológicos y emocionales al público”, dijo Allgor en una entrevista. “Puede ser que el mensaje que ella imparta suavice la imagen de su esposo. El rol de la primera dama es conservador de esta manera”.

Una compañera inteligente y bella, pero relativamente silenciosa y supeditada a su marido.

“Cuando Hillary Clinton se convirtió en primera dama hubo una reacción fuerte ante la idea de que ella sería una compañera al mismo nivel que su esposo”, dijo Allgor. “Lo mismo con la señora Obama y en el caso de ella, la Casa Blanca ha hecho todo lo posible por suavizar ese perfil”.

Desde luego, dijo Allgor, no es nada usual ver a una posible primera dama en bikinis tan reveladores como los que aparecen en su página web. “Pero las fotos de familia y la foto bailando con su esposo es muy de la película American President. Está claro que ella se está posicionando”.

“¿Largo camino a la ciudadanía?”

Donald Trump ha dicho públicamente que su esposa “apoya mis políticas migratorias, ella inmigró de manera correcta y se sintió muy orgullosa”.

No se sabe exactamente cual fue el proceso que siguió Melania Trump para inmigrar a este país y la campaña de Trump no respondió a solicitudes de explicarlo. Solo se sabe que ella “se convirtió en ciudadana” un año después de casarse con Trump.

Varios expertos en leyes de inmigración indicaron que lo más probable es que Trump llegara al país con una visa de trabajo por su carrera de modelaje (H1-B), aunque este tipo de visa generalmente no puede tenerse por más de seis años con reautorizaciones.

“Los medios confunden ciudadanía con residencia así que es posible que ella lograra su residencia luego de casarse con Donald o que ya la tuviera y luego se hiciera ciudadana”, dijo Matthew Archambeault, abogado de New Jersey y especialista en inmigración.

Melania sería la segunda “primera dama” inmigrante en la historia del país. La primera fue Louisa Adams, esposa de John Quincy Adams, sexto presidente de Estados Unidos, entre 1825 y 1829.