Ryan se lanza para presidir Cámara Baja, promete que no habrá voto por Reforma Migratoria

Ryan sugiere que no habrá voto sobre reforma migratoria en lo que resta del mandato de Obama
Ryan se lanza para presidir Cámara Baja, promete que no habrá voto por Reforma Migratoria
Foto: EFE

Washington.- Tras recibir el apoyo de las principales facciones conservadoras de su partido, el legislador republicano por Wisconsin, Paul Ryan se declaró este jueves “listo y ansioso” por tomar las riendas de la Cámara de Representantes, donde prometió que no habrá voto para una reforma migratoria.

Ryan envió una carta a sus colegas republicanos anunciando su candidatura para el puesto que dejará vacante el legislador republicano por Ohio, John Boehner, quien afrontaba una rebelión del ala más conservadora del Partido Republicano.

“Después de hablar con tantos de ustedes y escuchar sus palabras de aliento, creo que estamos listos para avanzar como un sólo equipo, unido”, dijo Ryan. “Estoy listo y ansioso de ser el presidente de la Cámara de Representantes”.

Candidatura con condiciones

Pero Ryan sentó condiciones para aceptar el cargo, incluyendo conseguir el apoyo de las principales facciones conservadoras, conformadas por del “Caucus de la Libertad” (“House Freedom Caucus”), el Comité de Estudio Republicano, y el llamado Tueday Group, de corte moderado.

El miércoles, consiguió el “sí” más difícil, el del “House Freedom Caucus”, un grupo de 40 legisladores alineado con los legisladores del movimiento conservador “Tea Party”.

 

//platform.twitter.com/widgets.js

 

No habrá voto de reforma migratoria integral

Según legisladores presentes en una reunión a puerta cerrada la noche del miércoles con Ryan, éste dio su palabra a los conservadores de que, si consigue el puesto, no habrá voto sobre una reforma migratoria integral, como la que quieren los demócratas, en la 114 sesión legislativa.

“No habrá un proyecto de ley migratorio que vaya más allá de la seguridad fronteriza o seguridad interna, o que no sea aprobado, tanto en sustancia como en forma, por una mayoría de la mayoría” republicana, dijo a la prensa el legislador republicano por Alabama, Mo Brooks.

Otras fuentes, que pidieron el anonimato, corrobaron que Ryan dijo que la reforma migratoria integral es un asunto “demasiado divisivo”, y prefiere buscar consenso en elementos como la seguridad al interior y en la frontera sur del país.

Esto deja en claro que no habrá voto para una reforma migratoria integral en lo que resta del mandato del presidente Barack Obama, pese a que Boehner presentó el año pasado su lista de “principios migratorios”.

Al respecto, el legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, lamentó que Ryan, que en el pasado ha respaldado una reforma “sensible y bipartidista”,  haya tenido que hacer esa promesa.

“Para asegurar la unidad del Partido Republicano, ha tenido que dejar de lado sus puntos de vista personales sobre los inmigrantes y la inmigración para aplacar a los detractores de la inmigración más animados en su partido”, observó Gutiérrez, quien vaticinó que, sin el voto latino, ese partido continuará fuera de la Casa Blanca “en el futuro previsible”.

Ryan prometió al “House Freedom Caucus”,  que postergará cualquier discusión para reformar los procedimientos internos para desbancar a un presidente de la Cámara Baja que no goce del apoyo de los legisladores.

Una vez que asuma el cargo, Ryan tendrá que programar fecha para que la bancada republicana presente propuestas para reformar los reglamentos internos del partido y de la Cámara Baja.

Promesas de nuevo liderazgo

En la carta a su bancada, Ryan prometió promover una agenda conservadora y dar prioridad a medidas que fortalezcan a las familias trabajadoras y el liderazgo mundial de EEUU, a la vez que reconoció que el Congreso no ha estado a la altura de lo que exigen los votantes.

“No estamos resolviendo los problemas del país; solo estamos añadiendo más. Pero tenemos una oportunidad de pasar la página, comenzar con una pizarra en blanco y reconstruir lo que se ha perdido”, prometió.

A su juicio, este es un momento idóneo para una “verdadera reforma”, y para avanzar en asuntos como la reforma tributaria, el fortalecimiento del estamento militar, el reforzamiento de la red de seguridad social, y el combate a la pobreza.

La lista de prioridades no hace mención alguna del problema de la inmigración ilegal, ni de las propuestas republicanas para corregirlo.

La votación interna de los republicanos está programada para el próximo miércoles, y al día siguiente votarán todos los 435 miembros de la Cámara Baja.