Hillary Clinton promete eliminar cárceles privadas

Bajo presión de grupos como United We Dream y de otros precandidatos como Bernie Sanders, Clinton decide que dará a caridad donativos de compañías de prisiones privadas y que las eliminará del sistema carcelario si llega a la presidencia
Hillary Clinton promete eliminar cárceles privadas
A lo largo y ancho del país y desde hace algún tiempo, comunidades han protestado contra las compañías privadas que manejan prisiones a cambio de ganancias.

La campaña de la precandidata Hillary Clinton anunció que donará a caridad el dinero recibido por compañías de prisiones privadas y prometió que, de llegar a la presidencia, eliminará las manos privadas del sistema carcelario y migratorio de los Estados Unidos.

La organización de jóvenes indocumentados United We Dream y otros activistas de base como Presente.org y Black Lives Matter clamaron victoria por la decisión de la precandidata demócrata, luego de haber protagonizado diversas protestas exigiéndole actuar sobre este tema.

De la campaña de Clinton salió hoy el siguiente comunicado:

“Hillary Clinton ha dicho que debemos poner fin a la era de la encarcelación masiva, y como Presidenta, cerrará las prisiones privadas y los centros privados de detención de inmigrantes. Esta responsabilidad básica del gobierno federal no debería de ser subcontratada”, lee la declaración.

Agregó que “esta campaña no aceptará contribuciones de cabilderos registrados ni de comités de acción política vinculados a empresas privadas de servicio penitenciario”.

Para Cristina Jiménez, cofundadora de United We Dream, la organización de jóvenes indocumentados más grande del país, esta decisión fue el resultado de la presión de organizaciones como la suya.

“Fue la presión de las organizaciones de jóvenes inmigrantes y de las que trabajan por la justicia racial la que hizo que Clinton haya tomado esta decisión”, dijo Jiménez. “Estas corporaciones privadas generan ganancias del encarcelamiento masivo de la comunidad negra y latina”.

Pero Clinton no es la primera demócrata en tomar esta postura. El senador y precandidato Bernie Sanders anunció en agosto que presentará en el senado federal un proyecto de ley llamado “La justicia no está a la venta”, co patrocinado entre otros por el congresista Raul Grijalba de Arizona.

El proyecto prohibiría al gobierno federal realizar contratos con corporaciones privadas de prisiones y las eliminaría en un espacio de dos años tras su promulgación.

Otro precandidato demócrata, Martin O´Malley también ha presentado un plan para eliminar las manos privadas en el sistema carcelario estadounidense.

Crecimiento de cárceles privadas

Según la organización Detention Watch Network, tres compañías dominan el mercado privado de prisiones: CCA, GEO y MTC. Entre 2002 y 2009, el número de detenidos en prisiones de estas empresas creció en un 37%.

Aparte de las prisiones penales regulares, las empresas CCA y GEO cuentan con 14 y 7 centros de detención para inmigrantes, respectivamente. MTC es dueña de dos centros.

Estos centros son contratados por ICE y manejados por las empresas privadas.

Según ProPublica, CCA tiene un total de 66 cárceles en todo el país (incluyendo centros penales y centros de detencion para inmigrantes, incluyendo los centros “familiares”) y GEO group tiene 65.