Nuestro vecino del norte elige un nuevo mandatario

Esperemos que el nuevo líder de Canadá nos sirva como guía y luz de esperanza para el mundo.
Nuestro vecino del norte elige un nuevo mandatario
El nuevo primer ministro de Canadá, Justin Trudeau.

El lunes pasado se llevó a cabo los comicios para elegir al nuevo Primer Ministro Canadiense con un resultado en lo personal refrescante. Justin Trudeau es el nuevo mandatario, la cabeza del gobierno de ese país.

Al día siguiente de su victoria se le vio caminando sin escolta y sin fanfarria por los pasillos de la estación del tren subterráneo saludando a todos en agradecimiento por su victoria. Ver que el líder de un país sea tan accesible a sus votantes me da nuevas esperanzas en la posibilidad de un gobierno justo y accesible al pueblo.

Mientras tanto en mi propio país México se vive una dictadura donde la libre expresión es una especie en peligro de extinción si es que acaso aún existe. Inclusive en los Estados Unidos se ve el caos que causa la movilización del primer mandatario.

Nada parece posible en un país donde los partidos Demócrata y Republicano se la pasan peleando el uno con el otro en lugar de trabajar en conjunto por el bien de la nación como lo requiere la constitución.

Este nuevo dirigente canadiense trae ideas frescas, ideas de esperanza.

De acuerdo a algunas revistas de ese país el Primer Ministro ha anunciado que cancelara un contrato millonario para la construcción de un jet de guerra, que él califica de innecesario.

Legalizará el uso de la marihuana algo que los Estados Unidos aún no ha logrado. Aunque acepto que esto es controversial, le dio la bienvenida si logra reducir la cantidad de gente encarcelada por el uso de esta planta.

Otras de sus ideas que anuncia la prensa de su país es incrementar el número de refugiados que ese país aceptara.

También promete incrementar los impuestos a las personas con mayores posibilidades de pagarlos, los ricos. Algo que es totalmente opuesto a los Estados Unidos donde los ricos han logrado el control del gobierno en lugar que el gobierno los controle y regule a ellos.

Sé que es muy temprano para cantar victoria o usar a este joven Primer Ministro como ejemplo para el mundo pero sus ideas son buenas y espero se conviertan en realidad y no solo promesas de campaña que es a lo que tristemente estamos acostumbrados no solo como mexicanos, si no también los inmigrantes que vivimos aquí en Los Estados Unidos.

Enhorabuena Canadá, esperemos su líder nos sirva como guía y luz de esperanza para el mundo.