Más de una docena de personas planean ser arrestadas en una acción contra El Super

La cadena de supermercados filial del grupo Chedraui sigue sin cerrar un acuerdo colectivo con los trabajadores
Más de una docena de personas planean ser arrestadas en una acción contra El Super
Flora Castañeda, una de la docena de personas que planea ser arrestada este miércoles en una acción de desobediencia civil.

La mayoría de la gente tiene un limite a partir del cual hará todo lo que sea para conseguir un mejor salario, o mejores beneficios y condiciones laborales en su lugar de trabajo. Flora Castañeda, de 43 años ya ha llegado a ese límite. El miércoles, esta madre soltera de tres hijos planea ser arrestada en Paramount, California. Lo hará como parte de una acción de desobediencia civil contra El Súper, donde ha trabajado como cajera durante los últimos 12 años.

Hace dos años que el contrato que tenían los trabajadores sindicalizados en el Sur de California venció. Desde entonces, los trabajadores han llevado a cabo docenas de manifestaciones, apoyados por el Sindicato de Trabajadores de la Industria de Alimentos y el Comercio (UFCW en sus siglas en ingles). Más recientemente, la corte federal ordenó que el sindicato y la compañía, que es filial de Grupo Chedraui de Mexico, regresaran a la mesa de negociaciones con un arbitraje federal en agosto. Pero después de tres de las cinco sesiones de negociaciones planeadas, el sindicato sostiene que hasta ahora, poco ha cambiado.

“A través de nuestra acción de desobediencia civil, esperamos aumentar la presión y hacer luz sobre este tema”, explicaba Rigo Valdez, el vicepresidente del UFCW local 770.

Esta acción de rehusar a obedecer ciertas leyes o exigencias se utiliza para influir en la legislación, en este caso en las reglas laborales de la compañía. Este tipo de acción ha sido cada vez más popular en los movimientos laborales. En 2014, por ejemplo en Nueva York, algunostrabajadores de McDonalds y activistas que luchaban  por conseguir un salario mínimo de $15 la hora fueron arrestados en una acción de desobediencia civil.

Este miércoles, Castañeda, junto con una docena de activistas comunitarios planea interrumpir la vía de paso de la entrada de la tienda donde El Super tiene su sede. Castañeda sera la única trabajadora, pero estará acompañada por varios miembros de organizaciones comunitarias y líderes religiosos de Los Ángeles.

“La mayoría de mis compañeros tienen miedo de hacerlo, pero yo no”, dice la mexicana. “Si hacerlo sola significa que ayudaré a mejorar las condiciones de este lugar de trabajo, vale la pena”.

Castañeda dice que está dispuesta a hacer lo que sea para conseguir lo que ella considera como lo mínimo que uno merece en su lugar de trabajo, un mejor salario y más días de enfermedad pagados.

“A veces tengo que escoger qué facturas puedo pagar y cuáles no”, dice esta trabajadora. Para esta madre, mostrar a sus hijos la importancia de defender sus derechos es fundamental.

Junta con Castañeda este miércoles estará Elda Martinez, la directora de CARECEN, una organización sin fines de lucro que ofrece servicios legales para inmigrantes. “Las personas que vienen a EEUU vienen para mejorar sus vidas”, explica Martinez. “Pero ellos son los que más están expuestos a la explotación, y es injusto”.

Este periódico se puso en contacto con El Súper pero desde esta cadena de supermercados se comentó que se enviaría un comunicado escrito que no llegó a la hora del cierre de esta edición.

Alrededor de la web