Ladrones y víctimas pelean a muerte en tienda de México

Quedó registrada en una filmación de la cámara de seguridad del negocio
Ladrones y víctimas pelean a muerte en tienda de México

MÉXICO – Ladrones, tenderos y civiles armaron una arena de lucha libre en una tienda de abarrotes ubicada en la ciudad  Irapuato, Guanajuato (centro), en la cual pusieron en juego la vida y la muerte; el orgullo de someter o ser sometido a punta de pistola, palos, golpes limpios y con objetos.

Una verdadera “lucha extrema” -como la llaman en el argot de la lucha libre-, pero en un escenario real- que quedó registrada en una filmación de la cámara de seguridad del negocio.

Todo comenzó casi a la media noche del pasado 19 de octubre, pero fue en las últimas horas cuando la filmación se subió a las redes sociales.

Un hombre vestido de playera blanca entró a la tienda con paso firme y caminó en línea recta por entre los pasillos que almacenan leches, sopas, pan y papel higiénico hasta la caja de cobro y sacó la pistola para amenazar al dependiente quien primero le cedió el pasó para luego golpearlo en la espalda.

En la videograbación es fácilmente distinguir a “los buenos” de “los malos” porque los ladrones estaban vestidos uno de blanco y otro de  negro (el de negro se había quedado en la puerta) mientras los dos asaltados iban de azul.

El segundo de azul, al ver que su compañero peleaba se sumó a los forcejeos y entre los dos asaltados lograron quitarle la pistola en  un amasijo de cuerpos al que se había sumado el segundo ladrón con un palo que le es arrebatado y finalmente huye por la puerta perseguido por el más robusto de los tenderos.

Acto seguido entran otras dos personas de la calle para reforzar a los asaltados. Uno con el puño presto para golpear y el otro con una escalera que usa como arma contra el asaltante de blanco quien ya recibe todo tipo de agresiones: puñetazos, patadas, tirones, llaves, palazos y, finalmente, uno tras otro, los escalerazos.

A esta batalla se sumó un policía quien hacía las veces de referi: durante unos segundos sólo observaba y daba saltitos hacia atrás para esquivar los golpes hasta que detiene al ladrón.