EEUU reduce su ritmo de crecimiento al 1.5%

Los consumidores siguieron gastando pero la crisis exterior impuso cautela a las empresas
EEUU reduce su ritmo de crecimiento al 1.5%
El alto valor del dólar está complicando el mercado exterior del país./Shutterstock

La economía de EEUU redujo significativamente su ritmo de crecimiento en el tercer trimestre. De acuerdo con las cifras oficiales conocidas el jueves por la mañana, el PIB creció un 1.5% frente al 3.9% del segundo trimestre.

¿Por qué tanta diferencia?

Según la Oficina de Análisis Económicos, el consumo interno, es decir el motor de la economía se mantiene robusto y avanzó un 3.2%. El problema fue la menor inversión en inventarios por parte de las empresas (sobre todo las energéticas) además, las exportaciones se redujeron mientras que las importaciones crecieron. Estos tres motivos restaron fuerza al avance de la economía y su evolución es dependiente de la que registren los mercados internacionales que han vivido una época convulsa entre julio y septiembre.

Los empresarios han mostrado una cierta cautela durante este periodo. Especialmente la menor inversión en inventarios y estructuras (sobre todo en el sector de la energía) eliminó casi in 1.4% de crecimiento según cálculos de los economistas del banco UBS.

Precisamente el miércoles, la Reserva Federal dijo en su comunicado tras la reunión mantenida este mes que el comercio exterior es ahora un punto débil de la economía americana. A ello no contribuye el valor del dólar que no hace más que apreciarse contra otras divisas y por lo tanto encarecer las ventas de productos americanos en el exterior mientras se abaratan los que vienen de otros países.

Los consumidores compraron bienes de consumo de larga duración, entre ellos muchos carros y camionetas, animados por un descenso del desempleo, los ahorros que están teniendo con los bajos precios de la gasolina y en general, una baja inflación.

La rebaja de los precios de la energía está ejerciendo una presión  negativa sobre los precios en general y tal y como los mide el índice de PCE estos apenas subieron a un ritmo del 1.2%, casi un punto porcentual por debajo de lo registrado en el segundo trimestre y por tanto por debajo del objetivo del 2% fijado por la Reserva Federal como punto de salida para subir tasas de interés.

Pese al retroceso sobre el segundo trimestre, la mayoría de los economistas creen que el resbalón es temporal y que es difícilmente el comienzo de una tendencia. En general se conisdera que los números son sólidos y esperan una mejora en el ritmo de crecimiento a finales del ejercicio.