Pareja lesbiana es arrestada por darse un beso en público

Se encontraban de vacaciones en Hawaii y a un policía le molestaron sus muestras de amor entre ellas
Pareja lesbiana es arrestada por darse un beso en público
Courtney Wilson y Tylor Guerrero, quienes son pareja sentimental, aseguran haber sido arrestadas por darse un beso un público.
Foto: Twitter

Una pareja lesbiana que se encontraba de vacaciones en Hawaii asegura haber sido arrestada por un policía porque no le gustó que mostraran su amor en los pasillos de una tienda de comestibles a la que habían entrado para comprar algunos alimentos y en la que él agente se encontraba como cliente.

Courtney Wilson, residente de Groton, Connecticut, y Taylor Guerrero, de San Pedro, California, iban tomadas de la mano por los pasillos de la tienda Foodland, en el área de Pupukea el pasado 3 de marzo. Por un momento, se “abrazaron y besaron”, lee una demanda presentada por la pareja el pasado martes alegando haber sido víctimas de humillación y discriminación en su contra debido a su preferencia sexual, violando sus derechos de igualdad de protección garantizados por la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de EEUU.

En noviembre de 2013 Hawaii dio la bienvenida al matrimonio entre personas del mismo sexo,

Wilson y Guerrero, de 25 y 21 años de edad, respectivamente, sostienen en la demanda que el agente Bobby Harrison, quien estaba comprando en la tienda uniformado, presenció su intercambio de caricias  y les gritó que  “váyanse a hacer éso a otro lado”.

El agente luego vio por segunda vez que la pareja se seguía abrazando y supuestamente tomó a Wilson por la muñeca.

“Él estaba chocando su vientre contra Courtney”, dijo Guerrero. “Me dijo: ‘ustedes niñas no saben cómo actuar. Ustedes no saben la diferencia entre un motel y una tienda de comestibles”.

Luego sobrevino un forcejeo y Wilson dice haber recibido “un puñetazo en la cara” del policía.

Ambas mujeres fueron acusadas de asalto a un agente de policía y pasaron tres días en la cárcel. La pareja se vió obligada a permanecer en Honolulu como condición para su liberación y en un momento vivieron en un refugio para desamparados y se emplearon limpiando apartamentos para vacacionistas. Posteriormente, los cargos en su contra fueron desechados.

Ahora la pareja busca compensación monetaria en un monto no especificado por los daños.

El Departamento de Policía de Honolulu dijo el miércoles que se puso en marcha una investigación interna sobre si las mujeres fueron detenidas injustamente.

El agente Harrison, un veterano de 26 años, permanece en servicio activo total.