Rejuvenecimiento vaginal sin cirugía

Los diversos procedimientos para las mujeres maduras con problemas de atrofia vaginal

Rejuvenecimiento vaginal sin cirugía
Foto: Shutterstock

Con el proceso natural de la reducción de los estrógenos, que se da en las etapas de la menopausia y posmenopausia, el cuerpo de la mujer experimenta varios cambios de los que poco se habla, a pesar de que hoy tienen solución.

Uno de ellos es la atrofia vaginal, la cual produce la sequedad de la vagina, la pérdida de la elasticidad y el delgazamiento de las paredes vaginales, que producen ardor o dolor durante los encuentros íntimos, al igual que pérdida de orina al toser, estornudar o hacer un esfuerzo físico.

De acuerdo con la Sociedad Norteamericana de Menopausia (NAMS), se estima que entre el 20 al 45% de las mujeres de mediana y avanzada edad experimentan estos síntomas  y  solo una minoría busca solución al problema.

“Hoy se tienen tratamientos buenísimos no invasivos que ayudan” , dice el cirujano plástico Adams Rubinstein, con consultorio en Miami, Florida.

Los tratamientos

Entre estos tratamientos está ThermiVa, que opera con el calentamiento controlado aplicado en esta región del cuerpo.

“Es algo nuevo que aprieta la piel y mucosa de los labios mayores y menores de la vagina”, explica el especialista. “También sirve para apretar las paredes de la parte interna y los resultados son los mismos que se obtienen con una gran cirugía para cerrar la parte interna de la vagina”.

En otras palabras, ThermiVa ayuda a cerrar, suavizar, humedecer y darle flexibilidad a los tejidos  vulvovaginales.

“Con este tratamiento también se puede reducir el tamaño de los labios vaginales que están flácidos y es excelente para aquellas mujeres que han perdido la sensación vaginal y no pueden tener orgasmo”, asegura el Dr. Rubinstein.

El procedimiento también tiene un beneficio fenomenal en las mujeres que,  tras los partos,  pierden orina al toser o hacer ejercicio.

“Tengo una paciente que con tan solo un tratamiento de ThermiVa solucionó  su problema de escape de orina y el de tener que  levantarse dos o tres veces en la noche para orinar. Ella dice que le ha cambiado la vida”.

El proceso completo de ThermiVa incluye tres tratamientos separados  (cada uno de 15 a 30 minutos) durante un período de tres meses. Su  costo promedio es de $1,500 por cada tratamiento.

El Dr. Rubinstein explica que para este tipo de tratamiento no se requiere anestesia, como tampoco inactividad física.

 

El tratamiento Mona Lisa rejuvenece las paredes vaginales/YouTube.
El tratamiento Mona Lisa rejuvenece las paredes vaginales/YouTube.

Con láser

Mona Lisa Touch  es otro de los tratamientos no invasivos que la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) aprobó hace poco para ayudar a solucionar los efectos de la atrofia vaginal que algunas mujeres posmenopáusicas y menopáusicas experimentan.

Este procedimiento no quirúrgico consiste en un láser de CO2 que estimula la producción de colágeno dentro de la vagina, la restauración de la mucosa vaginal, la rehidratación de las paredes vaginales y la circulación de la sangre en los tejidos de esta zona.

Usualmente se recomienda de 1 a 3 tratamientos.  Todo depende de la intensidad del problema.