Anímate a jugar en pareja

Ideas divertidas para ponerle un poco de chispa a tu relación

Guía de Regalos

Anímate a jugar en pareja
¿Cuál es tu fantasía?

¿Sientes que la relación con tu pareja se ha tornado rutinaria y aburrida? ¿Extrañas la pasión y motivación de los primeros años? No te preocupes. A todas nos pasa.

Una manera de reavivar la pasión y el romance es introduciendo juegos íntimos para probar en pareja, que no requieren que gastes dinero, o siquiera salgas de tu casa. Para aquellas que se animan a probar cosas nuevas, compilamos una lista con propuestas divertidas que lograrán reavivar la pasión, al menos mientras juegas.

Elige uno de ellos, adáptalo a tus preferencias y este fin de semana sorprende a tu enamorado con una actividad fuera de la rutina.

*Juegos tradicionales. Nada malo con recurrir a los clásicos. Después de todo, si no fuesen efectivos, ya hubiesen caído en el olvido. Uno de los juegos íntimos que nunca pasan de moda es el Strip Poker, igual al póker tradicional, pero con la diferencia de que cada persona que pierde debe quitarse una prenda de ropa.

En general, se juega en grupo, con varias parejas; pero si prefieres la privacidad, puedes limitarte a tu enamorado. Si no sabes jugar al póker, o no tienes naipes, puedes probar con dados, o con cualquier otro juego de mesa que encuentres en la casa. Con un poco de imaginación, hasta puedes adaptar el Candyland, o el Chutes and Ladders, que compraste para cuando tus sobrinitos te van a visitar.

*Truth or Dare. Otro juego clásico y efectivo que,  al igual que los naipes y los dados, puede jugarse en grupo o en pareja. Cuando estás a solas con tu enamorado, en un ambiente romántico y relajado, es fácil confesarse y revelar fantasías y secretos que, en otra situación, no te atreverías a compartir. Piensa en todas las preguntas íntimas que siempre le quisiste hacer y nunca te animaste. También es la perfecta ocasión para contarle tus fantasías, para que finalmente se hagan realidad.

Estas preguntas te pueden ayudar:
1. “El doctor, la maestra o el policía: si eligiésemos roles sexis para jugar, ¿Qué personaje te gustaría ser y cuál querrías que yo fuese, qué ropa querrías que use?”
2. “¿Tienes alguna fantasía que siempre quisiste probar? Descríbela en detalle. ¿Y si probamos?”.
3. “¿Cuáles fueron las aventuras más sexis que tuviste antes de conocerme?”
4. “¿Cuál es la parte de mi cuerpo que más te gusta?”

*Elige una fantasía. Pídele a tu pareja que escriba en cinco papelitos, cinco cosas que le gustaría hacer, y tú haz lo mismo. Dóblalos, mézclalos y ponlos en una taza. Saca un papelito a la vez y léelo en voz alta. Ni siquiera hace falta que hagan lo que dice en cada uno de ellos, el sólo hablar al respecto, y compartir mutuamente sus fantasías, reavivará el romance.

No importa quién gane o quién pierda, lo importante es jugar. Todos los juegos tienen el potencial de un final feliz, y nada mejor para ello que un masaje. Puedes ser tú o tu pareja quién lo dé o quién lo reciba, Los masajes pueden motivar tanto al masajista como al masajeado.