Miguel Cotto, sin distracción alguna

El boxeador puertorriqueño se ve rápido, ágil y fuerte en su preparación rumbo al combate contra ‘Canelo’ Álvarez
Miguel Cotto, sin distracción alguna
Miguel Cotto practica con su entrenador Freddie Roach. Foto: Getty Images.

El gimnasio del Wild Card Boxing Club donde Miguel Cotto entrena en Los Ángeles se convirtió el miércoles en una verdadera gala caribeña.

Con música de salsa emanando a todo volumen de las bocinas del lugar, el pugilista puertorriqueño, que el 21 de noviembre peleará contra Saúl “Canelo” Álvarez en Las Vegas, se convirtió en el protagonista de la función.

LEE TAMBIÉN: Miguel Cotto es castigado por sus sparrings

Con tatuajes que le van desde los tobillos hasta el cuello, shorts negros, camiseta blanca y tenis con franjas rosas, Cotto no paró de moverse en el ring por espacio de 90 minutos. El boricua quería lanzar el mensaje de que a sus 35 años de edad se encuentra en plenitud para enfrentar a un rival que es 10 años más joven que él.

“Eso nada tiene que ver, ya veremos el día de la pelea si la experiencia o la juventud es lo que más vale en el boxeo”, dijo Cotto con la frente perlada de sudor por el riguroso trabajo físico al que se sometió.

El puertorriqueño empezó su rutina con ejercicios de calentamiento para después dar una impresionante exhibición saltando la cuerda. Ya entrado en calor, Cotto practicó cuatro rounds de combinaciones con su entrenador Freddie Roach.

ENTÉRATE: Todo un misterio los compañeros de guanteo de Miguel Cotto

“Pow…pow…pow”, era al estruendo que salía de los guantes del boricua que se estrellaban en la manoplas y el peto de Roach.

Sin detenerse ni siquiera para tomar un sorbo de agua, Cotto abandonó el cuadrilátero para dirigirse a una pera en la que por 15 minutos continuos descargó toda la furia de sus puños, que por la velocidad en que se movían, parecían aspas de ventilador.

Miguel está en una condición física formidable y creo que eso puede ser la clave en la pelea”, dijo Roach.

“Canelo’ es un boxeador que inicia muy bien las peleas, pero unos rounds después puedes ver claramente que se cansa, que su energía baja, que la fuerza de sus golpes decae. Con Miguel no pasa eso”, explicó el entrenador.

COLUMNA COMBATE: Así de claro, “Canelo” se juega todo

Sin sonreír ni una sola vez, con el rostro de piedra inmóvil que siempre lo ha caracterizado, Cotto prosiguió su entrenamiento sin que las pegajosas notas musicales que sonaban en todo lo alto del gimnasio fueran capaces de romper su concentración.

“Esto es un trabajo, es un negocio, no te puedes dar ningún momento para las distracciones”, aseguró el pugilista puertorriqueño que nada pudo hacer para esconder las marcas en su cara y una sombra morada abajo del ojo izquierdo.

En su preparación rumbo al pleito contra “Canelo”, el boricua ha tenido serios enfrentamientos con sus sparrings que le han causado laceraciones en el rostro.

“Soy boxeador, a eso me dedico. No hay nada de qué preocuparse por las marcas en mi cara”, dijo Cotto para tratar de minimizar las críticas que ha sufrido por los cortes en la cara que le han propinado sus ayudantes de ring.

El boricua indicó que los percances en sus entrenamientos son parte de la profesión que escogió en la vida y por eso acepta los riesgos que corre en el encordado.

“Las marcas en mi rostro son simplemente marcas de mi trabajo, soy boxeador. El boxeador que no le guste tener marcas en el rostro está en el negocio incorrecto”, apuntó.

TE RECOMENDAMOS

Osorio anuncia su primera lista de convocados rumbo a Rusia 2018

Benzema, imputado por el chantaje a Valbuena

VIDEO: LeBron James se transforma en “Hulk” y arranca su camiseta