No más actividades sin contenido académico

Cancelan las actividades sin contenido escolar cada vez que faltan recursos en escuelas
No más actividades sin contenido académico
La secundaria Jefferson High ya había sido escenario antes de violentos disturbios entre los estudiantes (Foto: Getty Images)

Cientos de estudiantes en secundarias de Los Ángeles y Compton ya no tendrán que hacer actividades sin contenido académico, tales como barrer, preparar café, tirar basura o irse a casa, cuando no se les pueda colocar en una clase por falta de recursos, establece un acuerdo extrajudicial.
Esta vieja práctica realizada en escuelas de California, que salió a la luz por problemas de calendarización que experimentaron alumnos de seis preparatorias de Los Ángeles, Compton y Oakland, se erradicó tras un acuerdo firmado por el Departamento estatal de Educación y grupos de defensa legal.
Los directivos escolares les llaman “clases de servicio”, pero organizaciones alegan que son “falsas” pues en realidad los apartan de su instrucción para ponerlos a limpiar pizarrones, preparar café, regar plantas, tirar basura, sentarse por horas en una oficina o irse temprano a casa sin supervisión.

Un problema añejo

Uno de los reclamos es que esto ha ocurrido por décadas sólo en comunidades marginadas.
De acuerdo a auditorías, en la secundaria Fremont del Sur de Los Ángeles, 165 alumnos realizaron múltiples servicios y permanecieron en sus casas en diciembre de 2014; mientras que en la secundaria Castlemont de Oakland, 46 no completaron sus cursos y 35 realizaron un período de servicio.
Otros planteles con problemas similares y que serán atendidas por dicho pacto son Jefferson y Dorsey, en Los Ángeles; Compton, en la ciudad del mismo nombre; y Fremont, en Oakland.
Interpuesta por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) y el grupo legal Public Counsel, la demanda Cruz V.S. State of California pidió al gobierno estatal que dotara de recursos y supervisara a los distritos escolares que no podían colocar a sus alumnos en las clases apropiadas.
El demandante principal, Jessy Cruz, un chico en un hogar de crianza que hace unos meses estudiaba el último año en Fremont, fue uno de los pupilos que por las “clases de servicio” fue enviado a casa en varias ocasiones. Ya que no completó sus cursos, él ahora está en el limbo.
“Jessy no pudo graduarse de la secundaria. Él no asiste a la universidad y no tiene trabajo”, comentó Kathryn Eidmann, abogada de Public Counsel. “El acuerdo extrajudicial de hoy [jueves] no sólo es una gran victoria para los estudiantes que demandaron, sino para todos en California”, agregó.
El acuerdo establece que las seis secundarias citadas reciban asistencia durante dos años, que se indique en una base de datos cada vez que un alumno es enviado a clases sin contenido académico y que se alerte a los distritos escolares que deben limitar las “clases de servicio”.
“Estas prácticas ocurren sólo en escuelas en vecindarios de bajos ingresos que mayormente atienden a estudiantes de color y los está dañando enormemente”, dijo Victor Leung, abogado de ACLU.
Autoridades académicas aplaudieron el acuerdo. “Creemos que cada estudiante debe tener acceso a cursos de calidad”, dijo el superintendente estatal de Instrucción Pública, Tom Torlakson.
Por su parte, el Distrito Escolar de Los Ángeles (LAUSD) precisó que ha resuelto este problema y dijo que está comprometido a “seguir sirviendo todas las necesidades educativas” de su alumnado.