Alto costo de cuidado infantil deja pocas opciones a familias latinas

Marco Rubio defiende su plan 'profamilia' en debate republicano

Washington

Cuando el cuidado infantil cuesta más que una universidad pública en casi la mitad del país, eso pone en aprietos y deja con pocas opciones a familias latinas de bajos o medianos recursos, como la de Claudia Ramírez, que urge soluciones a los candidatos presidenciales.

Durante el cuarto debate presidencial republicano, anoche en Milwaukee (Wisconsin), el senador por Florida Marco Rubio argumentó, al defender su plan tributario “profamilia”, que el cuidado infantil cuesta más que la matrícula universitaria en varios estados.

Ramírez, una madre de cuatro niños, no tuvo que ver el debate para saber que el cuidado infantil golpea su presupuesto familiar y le deja pocas opciones: gasta un promedio de $800 al mes para el cuidado de su hija menor y otros $100 al mes por el par de horas de cuidado para dos de sus otros hijos antes y después del colegio.

“No puedo costear una guardería así que le pago a una niñera, pero tampoco es barato… Mi hija no está aprendiendo nada y no puedo deducir el gasto de mi seguro o de mis impuestos”, dijo Ramírez durante un descanso como especialista de salud en un hospital local.

El precio del cuidado infantil

Ramírez, de 33 años, no está sola: según un estudio reciente del Instituto de Política Económica (EPI), el cuidado promedio de un niño de cuatro años, por un año, cuesta más que la matrícula anual en una universidad estatal en 24 estados y en el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense.

En 33 estados y el Distrito de Columbia, además, el costo promedio anual para el cuidado de un bebé excede el costo de la matrícula en una universidad estatal.

Así como porcentaje del costo de una matrícula universitaria, el del cuidado infantil es de un 215.2% en Wyoming; 181.9% en Nueva York; 153.5% en Florida y 92.9% en California.

En la capital estadounidense, el cuidado de un niño de cuatro años podría costar hasta $1,472 al mes o cerca de $18,000 al año, debido en parte a la alta demanda de servicios en comparación con lugares disponibles.

Ese mismo informe también señaló que para una familia con dos hijos, el cuidado de niños superó el costo de la renta en 500 de las 618 áreas analizadas por EPI.

Es que según, cifras del Departamento del Trabajo, el costo del cuidado de niños ha subido en un 168% desde finales de la década de 1990, en comparación con un aumento del 76% en los precios del consumo.

Casi como regresar a la década de 1950

Según un análisis de 2014 del grupo “Childcare Aware of America”, cerca de 11 millones de niños menores de cinco años requiere algún tipo de cuidado infantil a la semana, con un promedio de 36 horas.

En todo el país, el costo en una guardería registró un promedio de más del 40% del ingreso medio para madres solteras, lo que agrava las presiones financieras de familias de escasos recursos.

Así, el alto costo de una guardería o de los servicios de una niñera obliga a muchas madres trabajadoras a ingeniar soluciones como compartir niñera, rotar turnos con la pareja, tomar días libres sin pago, o depender de la ayuda de una abuelita, tía o primos.

En ese sentido, Mark H. López, especialista en asuntos hispanos del Centro de Investigación Pew, dijo a este diario que las familias hispanas se apoyan en la familia para reducir los gastos de cuidado infantil “y eso demuestra no solo la fortaleza de sus vínculos familiares sino también la enorme carga económica del alto costo para las familias latinas, que tienen una tasa de pobreza del 30%”.

En muchos casos entre familias de bajos recursos; sin embargo, la mujer se queda en casa porque la alternativa es trabajar a tiempo completo solo para entregar el cheque a la niñera.

El cuidado infantil en la contienda

Durante el debate presidencial, Rubio defendió su plan para expandir los créditos tributarios para familias con hijos, por considerar que la familia es “la institución más importante de la sociedad”.

Su plan podría costar hasta $170,000 millones al año, según la Tax Foundation, mientras sus detractores aseguran que el plan no aliviaría los problemas que aquejan a las familias de clase media.

Los tres precandidatos presidenciales demócratas, Hillary Clinton, Bernie Sanders y Martin O´Malley, también tienen planes de cuidado infantil  como parte de sus propuestas sobre incentivos fiscales y programas educativos.

“Quiero que los políticos tomen en cuenta que familias como la mía estamos trabajando fuerte y haciendo lo posible por no depender de la asistencia pública, pero la vida está cara y esto es muy duro. Tienen que hacer algo, o nos obligan a pedir ayuda pública”, afirmó Ramírez.