Ocho normalistas están hospitalizados tras enfrentamiento con Policía de Guererro

De los 8 estudiantes, 2 tienen fracturas en los brazos, uno más tiene heridas en el rostro y otro tiene traumatismo craneoencefálico de grado uno
Ocho normalistas están hospitalizados tras enfrentamiento con Policía de Guererro
Foto: Twitter

Vidulfo Rosales Sierra, representante legal del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, informó esta mañana que ocho estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa se encuentran hospitalizados, pero fuera de peligro, tras el enfrentamiento de ayer con elementos de la Policía de Guerrero en la carretera que va de Chilpancingo a Tixtla.

“La represión mostrada ayer por la Policía nos deja claro que el gobierno criminaliza la protesta. La guerra sucia del nuevo siglo”, escribió Rosales mediante su cuenta de Twitter.

Vidulfo desmintió además que haya normalistas desaparecidos y explicó que sólo huyeron a los cerros para evitar ser atacados por la Policía. Dijo que ya fueron liberados los otros 13 jóvenes que habían sido detenidos.

En declaraciones a la prensa, comentó que de los ocho estudiantes dos tienen fracturas en los brazos, uno más tiene heridas en el rostro y otro tiene traumatismo craneoencefálico en grado uno.

El Gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, dijo esta mañana en entrevista con Noticias MVS que los normalistas no fueron detenidos ni desaparecidos, sino que fueron presentados ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

El mandatario refirió que el operativo realizado este jueves en Tixtla fue con el fin de recuperar una pipa de gas que había sido tomada por los normalistas.

En tanto, en declaraciones a Grupo Fórmula, Florencio Salazar Adame, Secretario de Gobierno de Guerrero, explicó que los detenidos pueden ser llamados por la Fiscalía del estado para deslindar responsabilidades, a pesar de que fueron entregados a la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

“Fueron entregados inmediatamente a la Comisión Estatal de Derechos Humanos, solamente ocho muchachos resultaron lesionados, no hay un sólo desaparecido y actuó la policía porque los normalistas fueron sorprendidos en flagrancia cuando se apoderaron de este vehículo de portación de combustible, 34 mil litros tenía esta unidad”, dijo Salazar.

EL ENFRENTAMIENTO

Elementos antimotines de la Policía de Guerrero se enfrentaron la tarde de ayer con estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa en la carretera que va de Chilpancingo a Tixtla, Guerrero, lo que dejó ocho normalistas heridos.

El enfrentamiento se produjo cuando los agentes interceptaron un camión cisterna con unos 30 mil litros de gasolina del que los estudiantes se habían apoderado en Chilpancingo, capital de Guerrero, y que llevaban hacia Tixtla, donde se encuentra el plantel.

Los estudiantes, que viajaban en unos 10 autobuses, trataron de recuperar el camión, lo que dio origen al enfrentamiento en el que las fuerzas estatales usaron toletes y gases lacrimógenos. Los jóvenes arrojaron piedras y otros objetos contra los agentes.

La mayoría de los normalistas huyeron internándose en los cerros a la entrada de Tixtla, indicaron a la agencia española Efe fuentes estudiantiles, y añadieron que entre los detenidos está Ernesto Guerrero, sobreviviente del ataque de policías del municipio de Iguala a estudiantes de Ayotzinapa ocurrido el 26 de septiembre de 2014.

Las fuentes estudiantiles indicaron que los jóvenes se habían apoderado del camión cisterna para usar el combustible en sus movilizaciones para exigir justicia en el caso de los 43 desaparecidos.

En el mencionado boletín, el Gobierno detalla que los policías lograron frustrar el robo al detener los dos últimos autobuses, conducidos por normalistas, que protegían al camión cisterna secuestrado y después de esto, los elementos solicitaron a los estudiantes conductores del camión cisterna que descendieran y éstos no hicieron caso y por ello surgió el altercado.

Siete elementos policiales resultaron lesionados, quienes fueron revisados por paramédicos de la cruz Roja y de Protección Civil y posteriormente trasladados a distintos hospitales para revisión médica.

El comunicado del Gobierno concluye que las “instancias gubernamentales han sido tolerantes y respetuosas de la libre manifestación de diversos grupos sociales” y reiteran que se debe de preservar la paz social, el orden público y el Estado de Derecho.