El deporte, rehén del terrorismo

Por décadas, magnos eventos deportivos han sido blanco de ataques terroristas y de crímenes inexplicables
El deporte, rehén del terrorismo
En 2011, el estadio del Santos Laguna fue presa del pánico, tras desatarse una balacera. Foto: Mexsport.

Este viernes, durante el encuentro amistoso entre las selecciones de Francia y Alemania en el Stade de France, se escucharon algunas detonaciones producto de los atentados que sacudieron a París y que hasta ahora han dejado 129 muertos y 250 heridos.

ATAQUES EN PARÍS, COBERTURA ESPECIAL

El presidente de Francia, Francois Holland, que se encontraba en uno de los palcos del estadio, tuvo que ser evacuado. El partido no se suspendió, pero al enterarse de los ataques, los aficionados invadieron el terreno de juego, una escena que proyectaba temor y pánico.

No es la primera vez que actos terroristas sacuden a algún evento deportivo alrededor del mundo. En varias ocasiones, el deporte ha sido víctima de crímenes, explosiones, atentados que lo han convertido en un rehén más del terrorismo.

En los Juegos olímpicos de Munich, en 1972, once atletas israelíes fueron tomados como rehenes por terroristas palestinos en la Villa Olímpica. Tras implementarse un operativo para su rescate, todos los deportistas secuestrados perdieron la vida, junto con cinco palestinos y un policía alemán.

Una vez más en los Juegos Olímpícos, pero ahora en Atlanta 1996, una bomba de fabricación casera explotó en el parque olímpico dejando un saldo de una mujer fallecida y 100 heridos.

En enero de 2010, durante la Copa África disputada en Angola, el autobús de la selección de Togo fue atacado, dejando como saldo tres muertos y siete heridos.

En 2013, la internacionalmente famosa Maratón Boston se cimbró en abril de 2013, luego de que dos bombas ejecutadas por dos hermanos chechenos, explotaran en plena competencia, cerca de la meta. El ataque dejó tres muertos y más de 200 heridos.

En febrero de 2012 se registró una de las tragedias más graves al interior de un estadio de fútbol. Sucedió en Puerto Said, Egipto. Al finalizar el partido por el campeonato de liga de ese país, entre el Al-Masry y el Al-Ahly, aficionados ingresaron al terreno de juego para perseguir y golpear a jugadores con todo tipo de proyectiles. La ola de violencia se extendió por las inmediaciones del estadio, y al final se contabilizaron 74 muertos.

México no está exento de estos sucesos. En agosto de 2011, una balacera entre sicarios y policías alrededor del estadio TSM Corona, provocó la suspensión abrupta del encuentro entre Santos Laguna y Monarcas Morelia, correspondiente al torneo Apertura 2011. Los miles de aficionados se tuvieron que resguardar entre las butacas del inmueble entre el inminente sonido de las ráfagas de fuego, para posteriormente huir despavoridos por la cancha del estadio.

QUIERO MÁS FÚTBOL

Gignac hizo la señal de la porra de Tigres tras anotarle a Alemania

Cristiano, “Para ser honesto, creo que Messi ganará el próximo Balón de Oro”

Jugadores del PSG envían mensajes tras los atentados en París

Para la Argentina, el peor arranque de su historia en las eliminatorias

Messi también condenó los ataques en París: “Sólo existe un camino, la paz”

Sí se jugará el amistoso Inglaterra vs. Francia en Wembley

La hermana de Griezmann es una de las sobrevivientes del ataque al teatro Bataclan

Ana Cobos, el rostro femenino del fútbol

El Tri mantiene el invicto en debut en eliminatorias

VIDEO: Con un golazo, México cerró la goleada sobre El Salvador