Hillary Clinton presenta plan para la lucha contra el terrorismo yihadista

Clinton advierte que será necesario más que tropas estadounidenses para derrotar a ISIS y llamó a intensificar la lucha militar, diplomática y de inteligencia, e instar a países árabes a hacer más en su región. Rechazó cerrar las puertas a los refugiados, aunque está de acuerdo en "reforzar" la vigilancia sobre quien entra al país
Hillary Clinton presenta plan para la lucha contra el terrorismo yihadista
La precandidata presidencial demócrata Hillary Clinton, presentó hoy su estrategia para derrotar al terrorismo yihadista.

Al tiempo que delineó un amplio plan para aumentar la presión militar, diplomática y de inteligencia sobre ISIS y el terrorismo yihadista global, la precandidata Hillary Clinton instó a los estadounidenses a seguir el camino de la “determinación y no el del miedo”, durante un discurso este jueves en Nueva York.

Clinton dijo que no basta con “contener el avance” de ISIS, sino que es necesario “derrotar y destruir” al grupo terrorista Estado Islámico o ISIS (también conocido como Daesh).

“ISIS está demostrando nuevas ambiciones, alcances y capacidad”, dijo Clinton, “Debemos romper el impulso de ISIS y luego, destruirlo”.

En su discurso, sin embargo, Clinton dejó claro que se requiere una estrategia mucho más compleja que la de lanzar una guerra con tropas en tierra, como han promovido otros precandidatos presidenciales.

“Debemos derrotar a ISIS en Siria, Irak y el resto del medio oriente. Segundo, debemos desmantelar la infraestructura global que facilita el flujo de luchadores, armas, dinero y propaganda por todo el mundo. Y tercero debemos endurecer nuestras defensas y las de nuestros aliados”, resumió la ex secretaria de estado.

Clinton dijo que “había que ser honestos” y declarar la necesidad de complementar los ataques aéreos con fuerzas en tierra, “para quitar territorio a ISIS”, una postura que superficialmente parece diferente a la del Presidente Barack Obama, cuyo gobierno ha llevado a cabo más de 6,000 ataques aéreos en Siria e Iraq, en territorios dominados por ISIS.

No obstante, Clinton aclaró enseguida que “no debemos tener cien mil tropas estadounidenses en el Medio Oriente. No es una decisión inteligente. Quince años de guerra en Irak y Afganistán nos enseñaron que las naciones y pueblos de esa región son los que deben asegurar sus comunidades”.

Sin embargo, la candidata apoyó el envío de fuerzas especiales (Special Operations Force), que ya ha sido aprobado por Obama, la intensificación de bombardeos, más apoyo a las fuerzas Kurdas que están luchando contra ISIS en esos países y a las tribus sunitas que están peleando al gobierno de Assad en Siria.

Clinton apoya una “solución política” a la guerra civil Siria que coincide con los llamados de otros precandidatos para sacar a Assad del poder e instar a Rusia e Irán a que “dejen de apoyar un dictador salvaje”. Apuntó que Assad “ha matado a tanta gente en Siria como ISIS”.

La precandidata indicó que había que ejercer presión diplomática sobre países de la región, incluyendo Arabia Saudita y Turquía, para que “lleven la parte de la carga que les corresponde”.

“Sólo tendremos éxito si ellos hacen su parte”, dijo Clinton.

Clinton añadió además, que el Presidente debe tener la autoridad para el uso de la fuerza militar y que el Congreso “pase una autorización actualizada del uso de fuerza militar, para mandar un mensaje a amigos y enemigos de que estamos comprometidos en esta lucha”.

El Comité Nacional Republicano de inmediato criticó las propuestas de la precandidata demócrata.

“Hillary Clinton es la arquitecta de la política exterior fallida de Obama, durante la cual ha habido un fuerte aumento en el terrorismo islámico radical y el surgimiento de ISIS. En lugar de proponer un nuevo plan para derrotar a ISIS, Hillary Clinton ofreció más lugares comunes y  duplicado en gran medida la estrategia existente de Obama”, dijo el presidente del Comité Nacional Republicano (RNC), Reince Priebus.

Terrorismo con cara multinacional

La precandidata señaló que no era suficiente enfocarse en Irak y Siria, ya que los grupos yihadistas están encontrando entusiastas reclutas en muchos países, incluyendo Francia, Alemania, Belgia, el Reino Unido y los Estados Unidos.

“Sus pasaportes occidentales facilitan el cruce de fronteras y el regreso a casa, donde llegan radicalizados y listos para la batalla”, dijo.

Clinton instó a los Sauditas, Qatarís y otros a vigilar sus bancos e impedir que sus ciudadanos donen fondos a ISIS. Mucha de la financiación que utiliza ISIS viene de particulares en esa región, que supuestamente apoyan sus ideales de crear un “califato” y luchar contra el occidente, al que ven como hostil hacia sus intereses y religión.

La ex secretaria de estado incluyó al internet y a las compañías de medios sociales en la coalición para luchar contra ISIS. “Debemos negarles el territorio virtual así como el real”, apuntó.

No es lucha contra el Islam, ni contra los refugiados

Clinton salió en defensa de “asegurarnos que tenemos los recursos adecuados para los chequeos de antecedentes de cualquier refugiado que entre al país, usando la mejor inteligencia……pero no podemos permitir  que los terroristas nos intimiden para que abandonemos nuestros valores y obligaciones humanitarias”.

Añadió que sería una “cruel ironía” que ISIS fuerce a las personas que huyen de ellos a salir de sus casas y logren prevenir que encuentren un nuevo hogar”.

Agregó que “islam mismo no es nuestro adversario” y dijo que los musulmanes en general no tienen “nada que ver con terrorismo”.

“El uso de las palabras islamismo radical” es no solo una distracción, sino que da a estos asesinos más nivel del que merecen y aliena a los socios que necesitamos en esta lucha.