La suerte de DAPA depende ahora de una acción de la Corte Suprema

Los magistrados deben decidir si otorgan una extensión a Texas que podría posponer la revisión del caso hasta después de las elecciones presidenciales
La suerte de DAPA depende ahora de una acción de la Corte Suprema
Foto: Archivo

Los nueve magistrados de la Corte Suprema tendrán que decidir si conceden una prórroga de 30 días solicitada por Texas para presentar sus argumentos en su batalla judicial contra el gobierno de Barack Obama por los programas de inmigración conocidos como DAPA y DACA.

El retraso podría suponer que el caso no sea resuelto antes de las elecciones presidenciales del 8 de noviembre de 2016, pero si los magistrados deniegan la prórroga, el fallo llegará en la primavera o verano próximas,

Patrick Rodenbush, portavoz del Departamento de Justicia, dijo que la Administración Obama tiene la intención de presentar una oposición a la solicitud de Texas, argumentando que el asunto es de importancia nacional y que el departamento considera que éste debería ser considerado de manera expedita.

La semana pasada el Departamento de Justicia pidió a la Corte Suprema revertir el fallo de una corte menor y que permita entrar en vigor los controversiales programas de inmigración creados a través de una orden ejecutiva del Presidente Barack Obama para suspender la amenaza de deportación para unos 4 millones de inmigrantes indocumentados que tienen hijos que son ciudadanos estadounidenses (DAPA) y para individuos que entraron ilegalmente al país cuando eran menores de edad (DACA).

En una carta enviada a la Corte Suprema, el Procurador General de Texas, Ken Paxton, escribió que los 26 estados que están disputando los programas argumentan que hay “una buena causa” para la extensión  “debido a que los abogados de los Estados que deben responder tiene otros casos que deben atender en plazos determinados”.

El secretario del tribunal se encarga normalmente de las solicitudes de extensiones, dice John Elwood, un abogado que argumenta con frecuencia ante el tribunal. Si se rechaza la solicitud de prórroga, ésta probablemente sería enviada al Magistrado Antonin Scalia, quien tiene jurisdicción del Tribunal del Quinto Circuito de Apelaciones.

Pero, según Elwood aún si se concede la prórroga, la Corte Suprema aún podría decidir el caso antes de la próxima elección.

“Incluso si el caso se retrasa, hay posibilidad de que el tribunal podría conceder la revisión expedita, o realizar una sesión especial (como lo hizo en el caso de Ciudadanos Unidos), pero esas opciones serían inusuales”, dijo Elwood. “El tiempo va a ser muy apretado”.

 

Estos son los dos escenarios en detalle:

Concesión de la prórroga

 

El gobierno presentó su recurso el 20 de noviembre, con lo que Texas – que representa a los estados que litigan para que no sea aplicada DAPA- tiene en principio hasta el 20 de diciembre para responder, pero quiere 30 días más para presentar sus argumentos, o sea en enero, con lo cual la Corte Suprema no tendría tiempo de revisar el caso en el actual periodo de sesiones que concluye en abril (los fallos son emitidos en mayo y en junio).

El siguiente período de sesiones comienza en octubre de 2016, solo un mes antes de las elecciones.

 

Denegación de la prórroga

Texas debería contestar a los argumentos del gobierno de Obama antes del 20 de diciembre y los magistrados deben deliberar sobre la fecha en que celebrarán audiencia con las partes.

Esa reunión para fijar fecha tendría lugar en uno de los tres viernes de enero reservados para ello en el calendario del Supremo (el 8, 15 o 22).

La audiencia se celebraría en marzo o abril y el fallo del caso llegaría en mayo o junio.