Agradecen a los inmigrantes

La celebración anual del Día de Acción de Gracias se dedicó a los padres y las madres inmigrantes de todo el mundo que buscan un mejor futuro para sus hijos

Guía de Regalos

Agradecen a los inmigrantes
Alrededor de 200 personas participaron de la marcha anual en North Hollywood. /JORGE MORALES ALMADA

En el piso de la iglesia se colocaron varias cruces con las fotografías de inmigrantes sirios, iraquíes, africanos, mexicanos, centroamericanos, de varias partes del mundo, por quienes los asistentes a la misa del Día de Acción de Gracias gritaron al unísono: “We love you” (los amamos).

Era la celebración anual que organiza la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes en Los Ángeles (CHIRLA) realizada este miércoles en la Iglesia Católica de Nuestra Señora del Santo Rosario, en North Hollywood, área del Valle de San Fernando.

En esta ocasión, dijo Angélica Salas, directora de CHIRLA, el agradecimiento es para todos los padres y madres inmigrantes que sacrifican hasta su vida para que sus hijos tengan un mejor porvenir.

Los manifestantes portaron cruces con nombres y fotos de inmigrantes que murieron al intentar cruzar la frontera. /JORGE MORALES ALMADA
Los manifestantes portaron cruces con nombres y fotos de inmigrantes que murieron al intentar cruzar la frontera. /JORGE MORALES ALMADA

Marcha anual

Por la mañana, un contigente de unos 200 inmigrantes marchó por las calles de North Hollywood y Sun Valley cargando esas mismas cruces y coreando la ya célebre frase del “¡Aquí estamos y no nos vamos, y si nos echan, nos regresamos!”

Leticia Medina es una de esas madres inmigrantes a las que se dedicó el agradecimiento anual por su trabajo en la lucha por una reforma migratoria.

Ella fue una de las que estuvo en ayuno en Nueva Orleans para presionar a la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito a tomar una decisión sobre el alivio migratorio DAPA. El dictamen ahora está en manos de la Suprema Corte de Justicia.

“Yo soy indocumentada, llegué en 1996 con el sueño de un mejor futuro, mi esposo y yo hemos trabajado en fábricas, clínicas, limpiando casas, en todo trabajo honrado que se nos presenta para mantener a nuestros tres hijos, pero nosotros solo somos una familia que representa a los millones de indocumentados que hay en el país”, comentó durante su participación en la marcha de las cruces.

En ese ayuno dijo haber pasado mucha hambre, pero que es más el hambre de justicia la que tiene y la que la hace estar en la lucha para reformar el disfuncional sistema migratorio del país y que no se siga separando a las familias inmigrantes.

Durante la homilia, el padre Marvin Ajic dijo que la lucha por la reforma migratoria debe continuar con el inicio del año del jubileo por la misericordia.

“Somos nosotros quienes podemos cambiar esta nación”, mencionó el sacerdote. “No nos vamos a rendir”.