Bush y Rubio revertirían apertura con Cuba, cerrarían embajada

Han pasado solamente dos meses desde que se abrió la embajada, cerrada durante décadas, y que se implementaron las medidas de acercamiento con la isla caribeña

Guía de Regalos

Bush y Rubio revertirían apertura con Cuba, cerrarían embajada
En Diciembre pasado, cuando el Presidente Obama y el mandatario de Cuba, Raúl Castro, anunciaron medidas de apertura en relaciones, Bush se mostró crítico durante un evento de Navidad en la Pequeña Habana

Cerrar la recién abierta embajada de Estados Unidos en Cuba será, según dijo el precandidato presidencial Jeb Bush esta semana, “una de mis tres primeras acciones en la Casa Blanca”, de llegar a ser presidente.

“Voy a cerrar la embajada en la Habana”, dijo Bush durante una reunión con seguidores en Carolina del Sur este martes. “Hay que ganarse las cosas con acciones y Cuba no ha hecho nada para mejorar las relaciones con Estados Unidos. El pueblo sigue reprimido y la economía controlada por el gobierno”.

Bush no es el único de los presidenciables republicanos en comprometerse en revertir las acciones del Presidente Barack Obama para restablecer relaciones con Cuba, ampliar las relaciones comerciales y facilitar las transferencias económicas y los viajes de cubanos a la isla.

Varios de los copartidarios de Bush le acompañan en estas ideas, a pesar que numerosas encuestas revelan que en los Estados Unidos hay apoyo tanto de republicanos como de demócratas hacia la nueva apertura.

Un ejemplo prominente es el del senador cubano americano Marco Rubio, quien en Agosto atacó al gobierno de Obama por “legitimar un estado patrocinador de terrorismo”.

“El acuerdo con Cuba amenaza la estatura moral de Estados Unidos en nuestro hemisferio y alrededor del mundo, legitimando un estado patrocinador del terrorismo y empoderando a un aliado de China y Rusia que está apenas a 90 millas de nuestras costas”, dijo Rubio durante un discurso en Miami.

Otro descendiente de padre cubano, el precandidato y senador Ted Cruz, ha manifestado oposición a la apertura, llamando “política desastrosa” al acercamiento con la isla caribeña.

Hace apenas dos meses que se abrió la embajada, cerrada durante décadas, y que se implementaron las medidas antes mencionadas.

Política de Florida

Si bien un 59% de los estadounidenses está de acuerdo en el restablecimiento de relaciones con Cuba, según cifras de Gallup y otro 59% favorece levantar el embargo o boicot económico a la isla (cosa que Obama no puede hacer a cabalidad sin el Congreso), la política interna en Florida es otro cantar, señalaron expertos.

Tanto Bush como Rubio vienen de Florida, un estado que históricamente ha sido clave en la política cubanoamericana y en la política de Estados Unidos hacia Cuba. Allí vive más de las dos terceras partes de los cubano americanos de los Estados Unidos.

La mayoría de los cubanos residentes en Florida están en el condado de Miami Dade y 73% de los republicanos registrados allí, son hispanos (principalmente cubanos).

Una encuesta de Bendixen y Amandi Internacional, realizada en diciembre pasado, señaló que los cubano americanos están divididos 44 a 42% al respecto, pero en Florida, el apoyo al embargo y la oposición a normalizar relaciones son mayores que en el resto del país.

Los demócratas

La precandidata Hillary Clinton fue la primera de los presidenciables en pronunciar un discurso el pasado mes de julio en Miami, en el que manifestaba su apoyo al levantamiento del embargo, pero su postura al respecto ha “evolucionado”  o cambiado significativamente en los últimos años.

Cuando era senadora y también cuando fue precandidata a la presidencia en 2008, Clinton dijo “no estar lista” para apoyar el levantamiento del embargo. OBama tenía entonces una postura similar.

Al final de su desempeño como Secretaria de Estado de OBama, Clinton sugirió una revisión de esta política ya que “el embargo no está funcionando y afecta la relación con el resto de América Latina”, dijo Clinton en ese discurso.

Los otros precandidatos demócratas, Bernie Sanders y Martin O´Malley, han expresado en repetidas ocasiones su apoyo a la política de apertura del Presidente Barack Obama hacia Cuba.

Cuando Bill Clinton, su esposo, fue Presidente, el fue quien en 1996 firmó la Ley Helms Burton, que impide el levantamiento del embargo hasta que “Cuba celebre elecciones libres y justas, libere a los presos políticos y permita una prensa libre”.

Este cambio sólo podría hacerlo el Congreso.