COLUMNA COMBATE: Triunfo de uno y noche de dos

Por fin Oscar De la Hoya puede sacar la cabeza del hueco y mirar al frente como el ganador que ha sido toda la vida

Mientras “Canelo” Álvarez pudo por fin contra un rival grande y contra sus fantasmas para firmar la victoria mas importante de su carrera y sus apoderados Chepo y Eddy Reinoso pudieron reafirmar el control y manejo de la carrera del pecoso tapatío, el gran ganador más allá de toda consideración, es sin duda Oscar de la Hoya.

LEE TAMBIÉN: Cotto sigue, pero es tiempo de un cambio de guardia para el boxeo de Puerto Rico

Después de año y medio navegando a contracorriente para intentar asimilar y luego resolver el pleito de pesos pesados, que le plantea su exsocio Richard Schaefer, por fin De la Hoya puede sacar la cabeza del hueco y mirar al frente como el ganador que ha sido toda la vida.

Se jugaba todo en una noche en un desafío complicado en el que ganar o perder se movían en líneas muy delgadas y para su suerte y para la salud de Golden Boy Promotions la notable victoria de Canelo obra el milagro de barajar de nuevo los centros de poder en el negocio.

ENTÉRATE: Miguel Cotto y los fantasmas de la derrota

Otra vez el poderoso mercado mexicano es el que canta y cuenta porque vistas -con el resultado puesto y los números sobre la mesa- la pelea Mayweather frente a Pacquiao y la reciente Cotto ante Canelo, la primera no ha dejado de ser un fiasco que presentó mal en sociedad a Al Haymon y sus amigos, mientras GBO ya prepara para mayo y luego para septiembre dos combates grandes para Canelo Alvarez.

El tiempo se encarga de todo y ahora que las aguas retoman sus cauces volvemos a tener una competencia en términos de equidad y de igual oportunidad para todos.

Ganando Canelo, ganó Oscar en franca lid como empresa.

Gana el juego limpio y eso es lo que sirve al boxeo.

Luego la seguimos.

TE RECOMENDAMOS

Todo apunta a que los Patriots perderán lo invicto en su visita a las Rocallosas

Murió el fotógrafo que tropieza y cae en el recordado gol de Diego Maradona en 1981

Los retos de Dave Roberts